Existen muchas razones para pensar que las exigencias en la cualificación profesional han aumentado, entre ellas los cambios en los sistemas de trabajo, la tecnología, los medios de gestión o los nuevos empleos derivados de las necesidades que aparecen en la empresa. Aspectos como la globalización de mercados, las fluctuaciones en los factores de economía, el desarrollo o los cambios sociopolíticos, unidos a las nuevas tecnologías hacen de la formación un pilar básico en la empresa.

La empresa debe hacer un esfuerzo por analizar sus puntos débiles y reforzarlos a través de las herramientas que ofrece la formación. No obstante ese refuerzo no debe hacerse tan solo como reacción a una carencia sino también como prevención de las mismas, obligándose así a estar continuamente informado de las nuevas corrientes tecnológicas y de gestión que hagan a su empresa ser puntera.

La importacia que tiene la formación en la empresa se traduce en las siguientes ventajas:

-Para el trabajador las ventajas son muy numerosas, aspectos como la integración en el equipo de trabajo, el desarrollo profesional y personal, la participación activa en la actividad, el reconocimiento y por su puesto la adquisición de conocimientos.
- Para la empresa el beneficio, además de satisfacer las necesidades, se traduce en la transmisión de la idea de empresa a los trabajadores, en el alcance de los niveles de competetividad, adaptarse a los del mercado, y en determinados casos incluso en beneficios fiscales.
Formación en la empresa

La formación como valor añadido en la empresa

Uno de los pocos efectos beneficiosos que ha tenido la crisis de los últimos años es que tanto las empresas como los trabajadores parecen al fin haberse dado cuenta de la gran importancia que tiene la formación y el continuo reciclaje de los conocimientos y habilidades profesionales.

Iva en formación

El IVA de la formación

Aunque la Ley del IVA 37/1992 contempla en el artículo 20.9  los tipos de formación exentos de aplicación del impuesto: “La educación de la infancia y de la juventud, la enseñanza escolar, universitaria y de postgraduados, la enseñanza de idiomas y la formación y reciclaje profesional, realizadas por entidades de derecho público o entidades privadas autorizadas para el ejercicio de dichas actividades”, diversas sentencias  han obligado a matizar este artículo y considerar la formación impartida por centros no autorizados exenta del impuesto.

Cómo captar las necesidades formativas en las pymes

Frente a las grandes empresas, en las cuales la selección y la formación son procesos generalizados, las Pymes muestran carencias para captar las necesidades de cualificación de su plantilla, ya sea por falta de medios o de un sistema de detección adecuado.
En muchos casos, se tiene la errónea idea de que la formación es un proceso caro (falso desde que se aplica el sistema de bonificaciones a la formación, que permite a las empresas formar a su personal sin gasto alguno) o se cree que no existen carencias formativas que impidan el desarrollo de su labor. Así, nos encontramos con empresas que creen que sus trabajadores no necesitan aprender idiomas o programación informática porque no se realizan exportaciones o no se gestiona una página web. Pero muchas veces el problema reside en el punto mismo desde el que se mira, y así: la empresa no tiene página web o no vende sus productos en el extranjero porque no existe la cualificación necesaria para ello.

La importancia de la formación en la empresa

La inversión en formación es sumamente importante para las empresas y para los empleados, por lo que los recursos económicos destinados a tal debieran dejar de ser considerados como un gasto, pues la formación se traduce en capital humano, aumentando la productividad de los empleados y generarando un mayor y mejor rendimiento para la empresa.
Para los trabajadores, la inversión en formación incrementará sus oportunidades de empleo y la consecución de un mayor salario. Además, la formación supone un seguro contra el desempleo ya que cuanto mayor es la formación recibida, se está en mejores condiciones para mantener un puesto de trabajo o acceder a otro diferente.
Para la empresa, la formación incrementa la productividad de los trabajadores, aumenta su motivación, genera mayor confianza en la propia organización, suscita un sentimiento de adhesión y pertenencia a la empresa, disminuye la sensación de estancamiento profesional y aumenta los periodos de permanencia en la empresa.

Ventajas de la formación online (e-learning) para pymes

La formación online o e-learning es la unión de la formación presencial y la formación a distancia a través de las tecnologías de la información y la comunicación.
Un estudio realizado por la Asociación de Proveedores de e-Learning Apel indica que el uso de Internet dentro de las empresas españolas es, por orden, la búsqueda de información, la gestión financiera y la formación online.
El uso de la Red para la formación está por encima del 30%, frente al 21 % de la media europea; y el 58% de los españoles utilizan este medio para aumentar su educación.

Formación in company

La Formación in company es la formación diseñada, planificada y desarrollada en el ámbito de la empresa para sus integrantes. Se caracteriza por responder a necesidades concretas de la organización y por buscar un aumento de la efectividad y productividad de los trabajadores en sus puestos de trabajo.
Aunque tradicionalmente este tipo de formación se identifica con las grandes empresas, cada vez son más los autónomos y pymes que la incorporan a su negocio para ser competitivos y estar de forma continua preparados para los nuevos retos. El tamaño reducido de las pymes disminuye el coste de la formación y la hace más flexible temporal y espacialmente.