La franquicia es la explotación comercial, por una empresa independiente o un autónomo, de la marca comercial, los productos o los servicios de otra empresa ya afianzada con éxito en el mercado. La característica principal es que el franquiciador (la empresa de éxito) concede al franquiciado (la nueva empresa o el autónomo) la posibilidad de explotar su negocio, de forma exclusiva en una zona y durante un tiempo determinado, a cambio de una remuneración o canon.

Diferencias entre la franquicia y otras opciones de negocio
En la franquicia:
- Hay un compromiso entre el franquiciador y el franquiciado por el cual el franquiciado gestiona su negocio con las pautas operativas que le proporciona el franquiciador.
- Concede exclusividad territorial.
- Se establece una relación estrecha de asesoramiento, imagen de empresa (adecuación del local, protocolos de estilo y actuación), formación, reciclaje, implantación de nuevas políticas, productos y sistemas… a lo largo de toda la vida de la franquicia.
- El franquiciado no pierde su identidad, es decir, la empresa del franquiciado actúa en su nombre propio y no en el nombre del franquiciador.

Para un autónomo o sociedad que quiera abrir un negocio, la franquicia además supone: reducir los riesgos de apertura e implantación en el mercado puesto que la marca ya está implantada y con éxito (la incertidumbre es menor); campañas publicitarias a nivel nacional y otras economías de escala; en ocasiones, apoyos financieros gracias al respaldo de la marca; y un crecimiento del negocio basado en la implantación de nuevos productos, servicios y sistemas de trabajo ya experimentados por el franquiciador (es decir, con garantía de éxito). Aunque también acarrea ciertas desventajas: se pierde independencia, suelen existir regalías, se está bajo cierto control de la marca o el franquiciador.

En cualquier caso, el funcionamiento de una franquicia es igual que el de cualquier otro comercio (horarios, compras, ventas, personal…) con la salvedad de las relaciones antes indicadas con el franquiciador. El propietario de la franquicia tiene los mismos derechos y obligaciones que cualquier gestor de un comercio más los derivados del contrato de franquicia, es decir: aplicación de las políticas dadas por el franquiciador, imagen de marca y pago del canon.
Elegir franquicia

Cómo elegir una franquicia

La franquicia es una oportunidad de negocio que ofrece los beneficios del autoempleo y de una empresa, y elimina los riesgos de implantación de una marca comercial en el mercado. Optar por abrir un negocio franquiciado supone:

  • Convertirse en empresario, es decir, asumir los riesgos y obligaciones derivados de la actividad empresarial y, por supuesto, disfrutar los beneficios.
  • Minimizar los riesgos de emprender un negocio en solitario y sin reconocimiento de marca. El negocio franquiciado cuenta con el soporte técnico (en ocasiones también financiero) de la casa matriz (de la empresa a la que se adhiere mediante el contrato de franquicia), con un mercado ya abierto y desarrollado, con un modelo de gestión de eficacia probada y con la fuerza de ventas (campañas de marketing) de la misma.
Franquicias económicas

¿Qué es una franquicia low cost?

Las franquicias son uno de los negocios más populares y exitosos del momento. En España las franquicias comenzaron a hacerse populares a través de los restaurantes de comida rápida, pero en la actualidad existen modelos de franquicia en prácticamente todos los sectores.

Una franquicia es un formato de negocio en el que una parte (la franquicia o franquiciador) cede a otro (franquiciado) el derecho a usar su nombre e imagen en la comercialización de productos y/o servicios y le transmite además el know how del negocio, a cambio de una determinada cantidad de dinero.

Registro de Franquiciadores

Registro de Franquiciadores

El Registro de Franquiciadores tiene como finalidad recoger como inscritas, antes del inicio de la actividad, a las personas físicas o jurídicas que pretendan realizar la cesión de franquicia, dentro de España, siempre que se vaya a realizar en el territorio de más de una comunidad autónoma.

El Registro de Franquiciadores es público y depende de la Dirección General de Política Comercial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Código Europeo de la Franquicia

El siguiente código es un manual de buenas costumbres y buena conducta para los usuarios de la Franquicia en Europa, que aunque no pretende sustituir los Derechos Nacionales o Europeos existentes, ha sido firmado y aceptado por lo diferentes miembros integrantes de la Federación Europea de la Franquicia, entre ellos, España.
1.- DEFINICIÓN DE LA FRANQUICIA

La FRANQUICIA es un sistema de comercialización de productos y/o servicios y/o tecnologías, basada en una estrecha y continua colaboración entre empresas jurídica y financieramente distintas e independientes (1), el Franquiciador y sus Franquiciados, en el que el Franquiciador dispone el derecho e impone a sus Franquiciados la obligación de explotar una empresa de acuerdo con sus conceptos (2). El derecho así concedido autoriza y obliga al Franquiciado, a cambio de una aportación económica, directa o indirecta, a utilizar la marca de productos y/o servicios, el "know how" (saber hacer) (3) y otros derechos de propiedad intelectual, ayudado por la continua asistencia comercial y/o técnica, en el marco de un contrato de Franquicia escrito suscrito por las partes a este efecto.

Ventajas y desventajas de la franquicia

Ventajas de la franquicia
La ventaja principal de utilizar una franquicia como modelo de negocio es beneficiarse de la experiencia (Know-how), de la reputación y de la garantía que acompañan a la imagen de marca del franquiciador. A estas ventajas podríamos añadir las siguientes:
- En algunos caso, abrir una franquicia es tener la posibilidad de poner un negocio en marcha con poco capital.
- Se reduce el riesgo del negocio, puesto que la franquicia es un proyecto ya probado con éxito.
- Se tienen asegurados a los proveedores de la cadena franquiciada.
- Acceder a la formación específica y al sistema de asistencia continua que suele proporcionar el franquiciador.

Canon y Royalties en las franquicias

Cuando un emprendedor o empresario abre una franquicia, normalmente tiene que hacer frente al pago del Canon de apertura y los Royalties establecidos en el contrato.
El Canon solo se abona una vez, generalmente a la firma del contrato, y es el importe que se paga por formar parte de la marca comercial de la empresa franquiciadora. Su importe depende de la marca y suele estar en función de la popularidad de la misma.
Los Royalties son un cobro mensual, trimestral o anual que el franquiciado paga al franquiciador por el apoyo, formación y servicios que este le presta. Su importe puede ser fijo, semifijo y/o variable, aplicando un porcentaje sobre las ventas o las compras.

Cómo elegir al franquiciado (estrategia de crecimiento para franquicias)

Cuando un negocio funciona y está consolidado, la franquicia puede ser una buena estrategia de crecimiento. La elección correcta de la persona que llevará el negocio de la nueva franquicia (el franquiciado) es una de las más importantes y de ella puede depender el éxito o fracaso de la expansión. Para elegirlo es conveniente estudiar/investigar su desarrollo profesional, su experiencia en el sector y las siguientes cuestiones:

- Su capacidad financiera, ya sea mediante línea de crédito o recursos personales. El franquiciado debe poder hacer frente al canon de entrada, a la inversión necesaria para poner en marcha el negocio y al periodo de despegue del mismo (periodo habitual de pérdidas o beneficio cero).