La figura del autónomo colaborador

De autónomo colaborador, desempeñan sus cargos, dentro de una empresa, los familiares del empresario. Si los familiares contratados son de segundo grado de consanguinidad o afinidad, estos no podrán ser contratados como trabajadores ajenos, para ello se emplea la figura del autónomo colaborador.

Si se trata de familiares (y todos sabemos que estos alguna que otra vez han echado una mano en el negocio familiar), deberemos de tener muy en cuenta que si la ayuda es ocasional, estos no deberán darse de alta como autónomos colaboradores, ya que sólo tendrán que hacerlo en el caso de que la ayuda sea de forma habitual.

Las obligaciones fiscales del autónomo colaborador no están definidas si la categoría y el horario del mismo no están definidos, ya que las declaraciones fiscales serán presentadas por el propietario del negocio. Otra cosa sería si el familiar contratado como autónomo colaborador, ostentara un cargo determinado dentro de la empresa con un horario definido, aunque en este último caso Hacienda no deja muy claro cuales serán las obligaciones fiscales de los mismos.

¿Cuales son los trámites para darse de alta como autónomo colaborador?
Habrá que presentar en la Seguridad Social el modelo TA0521/2 que es la solicitud de alta en el régimen de autónomo colaborador, acompañado del libro de familia, DNI y una copia del alta de hacienda del autónomo contratante.

¿Derechos y deberes de ambas partes?
Lo malo es que el familiar que sea contratado como autónomo colaborador no tendrá derecho a la prestación por desempleo. Lo bueno es que no tendrá que presentar declaraciones fiscales ya que es el empleador el que se encargará de presentarlas de forma trimestral.

El propietario del negocio, tendrá las mismas obligaciones fiscales si contrata a un trabajador como autónomo colaborador o por cuenta ajena.