Requisitos y normativa para abrir un estanco

La venta de tabaco en España, excepto en Canarias, es un monopolio del Estado. Todos los estancos abiertos en la península, Baleares, Ceuta y Melilla son concesiones que el mismo ha otorgado.
La concesión otorgada puede ser general: concesión de punto de la Red de Expendedurías de Tabaco y Timbre del Estado; o complementaria.
La concesión General es la que se otorga para vender tabaco, efectos timbrados, signos de franqueo y otros documentos relativos a la recaudación de impuestos, tasas, exacciones o prestaciones de servicio al poner menor en un local comercial independiente.
La concesión Complementaria es la que se otorga para vender los productos mencionados en el párrafo anterior en un local comercial no destinado en exclusividad a la venta de dichos productos. Están diseñadas para aquellas poblaciones, sobre todo rurales, en las que el escaso número de habitantes hace inviable (escasa rentabilidad) el establecimiento de un punto de venta general.

 

Concesiones Generales

Requisitos (concesionario)
Podrá optar a una concesión general cualquier persona física, perteneciente a la Unión Europea, que resida, o se comprometa a residir, en una localidad cercana al punto de venta de la concesión y que pueda ejercer de forma directa la gestión del estanco (sin perjuicio de la ayuda que pueda necesitar: auxiliares o dependientes).
Quedan excluidos aquellos que sean titulares de otra concesión general o complementaria o que tengan vinculación (profesional o laboral) con los importadores, fabricantes y mayoristas de tabaco.
También quedan excluidos los que estén incursos en las circunstancias recogidas en los párrafos a) a f), h) y j) del artículo 20 de la Ley 13/1995, de 18 de mayo, de Contratos de las Administraciones Públicas; los que hayan sido condenados, procesados o sancionados por contrabando; o aquellos a los que se les haya retirado la concesión por causa culpable.

Oferta
Las concesiones generales se ofertan a través de convocatoria a concurso público, publicadas en el Boletín Oficial del Estado; y en ella se indica cuáles son las zonas geográficas susceptibles de recibir concesión (es decir, de abrir un estanco).
Las nuevas concesiones se ofrecen basándose en criterios de comerciales, de rentabilidad, de servicio público, de salubridad, de distancias entre estancos y de población. Normalmente la distancia mínima contemplada es de 150 m, pero, en ocasiones, si el nivel de población o la rentabilidad lo permite la distancia puede ser menor.
El concesionario que desee ofertar debe presentar un proyecto que recoja, entre otros: la densidad de población y la intensidad de comercio en la zona; la distancia a la que se encuentran los estancos más cercanos; la superficie útil del local y las características del mismo; las características de la fachada; y las distancias a colegios. Todos los requisitos vienen recogidos en las bases de la convocatoria.
La concesión es otorgada por la Secretaría de Estado de Hacienda, a propuesta del Comisionado para el Mercado de Tabacos, y previo informe de su Comité Consultivo.

Concesiones Complementarias

Requisitos
Podrá optar a una concesión complementaria cualquier persona física, perteneciente a la Unión Europea, que tenga un establecimiento comercial (en proyecto o de hecho)  en la zona geográfica objeto de la concesión y que pueda ejercer o ejerza de forma directa la gestión del mismo (sin perjuicio de la ayuda que pueda necesitar: auxiliares o dependientes).
Los motivos de exclusión para las concesiones complementarias son los mismos que los indicados anteriormente  para las concesiones generales.

Oferta
Las convocatorias a concurso de concesión Complementaria se exponen en los Ayuntamientos o Alcaldías pedáneas, susceptibles de recibir concesión, durante un periodo de 30 días.
La concesión es concedida por la Subsecretaría de Economía y Hacienda, previo informe y propuesta del Comisionado para el Mercado de Tabacos.

Peculiaridades de las instalaciones y de la forma de venta
- En el exterior de los estancos y de las concesiones complementarias deberá figurar (en exclusividad para el caso de las concesiones generales) el rótulo identificativo reglamentario.
- El almacenamiento de los productos se debe realizar dentro del punto de venta, cualquier otro local destinado a ese fin debe ser previamente autorizado por el Comisionado para el Mercado de Tabacos.
- Los productos a la venta deberán exhibirse de forma neutra respecto a marcas, fabricantes o distribuidores.
- No se podrán realizar actos que supongan competencia desleal respecto a otros estancos.

 

Subasta pública

Para conseguir el derecho a explotar un estanco es necesario acceder a una Subasta Pública. Según la página de la CMT (Comisionado para el Mercado de Tabacos), la última subasta fue en 2003. Si la oferta finalmente es aceptada en el concurso público (por cumplir las condiciones del pliego y ser la más ventajosa), se facilita un contrato de 25 años, que se puede traspasar previo acuerdo de la CMT.

Cuánto cuesta

Al obtener la autorización para montar un estanco, se tiene que pagar una tasa de apertura (entre 100€ y 200€, según el tamaño de la población) además de un canon anual por explotar el estanco. Este canon se constituye de una cuota fija (de 120€ a 240€ en función del número de habitantes) y de una cuota variable función de las ventas, que va de 0€ (si facturas menos de 12.000€ durante el año), hasta 9.000€ si superas los 450.000€.

Comisiones por venta

Al obtener la licencia, se puede vender tanto tabaco como timbres, por lo que hay tres tipos de comisiones:

  • 9% para cigarros y puros.
  • 8,5% para cigarrillos.
  • 4% para timbrados y signos de franqueo.