El marco jurídico de la Prevención de Riesgos Laborales regula el derecho de los trabajadores a la protección de la salud y establece el deber empresarial de garantizarla. Para alcanzar este objetivo, el empresario ha de desarrollar una actuación preventiva permanente, que se puede llevar a cabo en cinco fases:
Organización para la prevención (Plan de Prevención)
El plan de prevención refleja las disposiciones organizativas necesarias para poder actuar en la empresa en relación a la prevención de riesgos (Las empresas de hasta 50 trabajadores que no desarrollen actividades especialmente peligrosas podrán reflejar en un único documento el plan de prevención de riesgos laborales, la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva).
La primera disposición ha de ser decidir quién va a ser el técnico en prevención en la empresa. Son tres las posibilidades:

- contratar con un servicio de prevención ajeno.
- nombrar a un trabajador de la empresa para que desempeñe a dedicación parcial esta función.
- que el empresario asuma esta función.

El resto de disposiciones del plan de prevención deben contemplar: la forma práctica en que se va a garantizar el derecho de los trabajadores a ser consultados sobre las decisiones en materia de planificación y organización del trabajo; la introducción de nuevas tecnologías; la designación de los trabajadores encargados de las medidas de emergencia, si cabe, y cualquier otra acción que pueda tener efectos sustanciales sobre la seguridad y la salud de los trabajadores.
Evaluación de riesgos
La evaluación de riesgos es un diagnóstico sobre la situación preventiva de la empresa, que debe permitir controlar los riesgos existentes para evitar su materialización en daños: accidentes y enfermedades. Los objetivos de la evaluación de los riesgos son:

- Decidir si hay que adoptar medidas preventivas
- Determinar qué medidas preventivas hay que adoptar.
- Establecer la prioridad de cada medida preventiva.

Planificación de las actividades preventivas
Una vez que la evaluación de riesgos haya puesto de manifiesto las medidas que hay que adoptar y la prioridad de cada una, el siguiente paso es planificar las acciones para llevarlas a cabo.
Entre las acciones concretas que tendrá que contemplar la planificación estará también la formación de los trabajadores y la vigilancia de la salud de los trabajadores (es obligatorio encargarla a un servicio de prevención ajeno).
Ejecución de las actividades preventivas
Investigación de los daños producidos
La investigación de los accidentes y las enfermedades profesionales es una obligación legal y una actividad ineludible desde el punto de vista preventivo. A partir de la evidencia de los fallos producidos, se podrán detectar y corregir las deficiencias que pudieran existir en la organización, evaluación, planificación o ejecución de la actividad preventiva de la empresa. La investigación de los daños tiene sólo una finalidad preventiva y no pretende establecer responsabilidades de ningún tipo. Las investigaciones han de concluir con la identificación de causas sobre las que resulte posible actuar, y la determinación de las correspondientes medidas preventivas, que han de ser concretas y viables.

Cómo evitar riesgos relacionados con la carga postural

Una de las cosas más importantes en el entorno de trabajo es la gestión de riesgos laborales. Un estudio detallado del diseño de mobiliario y de los factores ambientales permitirá minimizar los riesgos ergonómicos del trabajo en las oficinas.

Por supuesto,  de poco sirve disponer de una correcta adaptación del espacio de trabajo si los trabajadores no están convenientemente informados, por ejemplo no sabiendo la forma en que los elementos se distribuyen o adoptando malos hábitos de trabajo.

Prevención de riesgos durante el embarazo y la lactancia

En los lugares de trabajo, se dan exposiciones a sustancias, agentes y situaciones laborales que aunque normalmente puedan ser consideradas aceptables, pueden no serlo durante el embarazo.
El embarazo no es una enfermedad, y la salud y seguridad de las trabajadoras en situación de embarazo y período de lactancia deben ser adecuadamente conducidas según los procedimientos habituales de prevención y protección de riesgos laborales.
La Directiva 92/85/CEE dispone la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o que se halle en período de lactancia.

Principales derechos, obligaciones y responsabilidades de la Ley de Protección de Riesgos Laborales

El artículo 14 de la la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales (en adelante LPRL) establece un derecho genérico de todo trabajador a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo y el consiguiente deber del empresario de protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales. Así el empresario debe garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores mediante las medidas que sean necesarias y desarrollar una acción permanente con el fin de perfeccionar los niveles de protección existentes y adaptar las citadas medidas a las cambiantes circunstancias del trabajo.

Evaluación de riesgos laborales. Qué es y cómo se hace

La Evaluación de riesgos es una herramienta fundamental para la elaboración del Plan de prevención de riesgos laborales de una empresa. Su objetivo es la minimización de los riesgos inherentes a la actividad laboral, en cada puesto de trabajo y en el conjunto de la organización, y el establecimiento de sistemas de prevención y actuación para aquellos riesgos que no se pueden eliminar.

Cómo realizar un Plan de Prevención de Riesgos Laborales

El Plan de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) es la herramienta que permite al empresario, y a la organización que de él depende, proteger y garantizar la salud física y mental de todos los integrantes de la empresa.
El plan de PRL debe estar autorizado por la dirección de la organización; establecer y formalizar los objetivos y la política de prevención que se va a llevar a cabo; recoger la normativa y reglamentación de prevención vigente en el área de actividad de la empresa; recoger los procedimientos establecidos por la empresa para su aplicación; e indicar quiénes son las personas responsables de su desarrollo y las funciones que tienen cada uno.

Prevención10 y Evalua-t (Prevención de riesgos laborales para microempresas y autónomos)

La prevención de los riesgos derivados de la actividad laboral es una obligación del empresario en el ámbito de su negocio.
Para asesorar y ayudar a los autónomos y las microempresas en esta labor, y para paliar las dificultades técnicas y el coste económico y de tiempo que el desarrollo de esta obligación ocasiona, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, con la colaboración de las Comunidades Autónomas, ha diseñado un servicio público gratuito, denominado Prevención10, y una herramienta de tutela, Evalua-t, que acompañan al empresario en todo el proceso (evaluación, planificación y seguimiento).
Las acciones derivadas de la prevención de riesgos laborales como la formación y la vigilancia de la salud deberán seguir siendo concertadas con personal cualificado. Las empresas que por su actividad sean consideradas de especial peligrosidad (las incluidas en el Anexo I del Real Decreto 39/1997) no podrán acogerse a este servicio.