Outsourcing para Pymes

En el entorno empresarial actual existen un gran número de variables relevantes que se modifican continuamente dificultado a las empresas la predicción de las tendencias futuras. Es decir, la complejidad del entorno y la dinamicidad de los cambios generan una elevada incertidumbre al mundo empresarial.
Si en los años 60 o 70 el problema de las empresas era dónde vender sus productos o servicios, en la actualidad, el problema principal para las empresas es la competencia y cómo competir.

Para que una empresa sea competitiva ya no es suficiente la estrategia de reducción de costes o de diferenciación. En el mercado actual, las empresas deben aplicar esas dos estrategias pero, además, necesitan adaptarse continuamente a los cambios del entorno, amoldarse a las demandas de los clientes, y transformar por ello sus procesos y estructuras, sus enfoques de dirección y gestión, y sus formas de trabajar para conseguir una ventaja competitiva sostenible en el tiempo.
Es decir, deben dotarse de la capacidad de adaptación suficiente para poder seguir siendo competitivos y tener como objetivo la anticipación a los cambios, de forma rápida y eficaz, para ofrecer productos “a medida” a los consumidores.
El outsourcing se revela en este contexto como la herramienta más eficaz para la adaptabilidad y flexibilidad de las pymes y las empresas en general.

Pero, ¿qué significa outsourcing?
Tradicionalmente se ha entendido el outsourcing como “la externalización de actividades y procesos”; y se ha utilizado, normalmente en las pymes, solo para algunas materias que resultaban de excesiva complejidad o que requerían muchos conocimientos como, por ejemplo, las cuestiones legales o la administración de los empleados (nóminas, seguros,…).
Si se comprende la necesidad global de adaptación a los cambios y de integración de la tecnología en la actividad de la empresa, se ve claramente que ese concepto de externalización se queda obsoleto.
El outsourcing hoy en día debe servir para permitir a la empresa centrarse en aquellas actividades que le generan valor, que la diferencian, y descargarse del resto de tareas o funciones (necesarias por otro lado) que le suponen unos costes estructurales elevados y que no le permiten focalizar sus esfuerzos.
Intentar introducir en la empresa todas las herramientas y conocimientos necesarios para desarrollar su actividad, de forma permanente y actualizada, supone un coste de tiempo y dinero inviable para muchas pymes y autónomos.
Analizar con profundidad los puntos fuertes del negocio, aquello que mejor saber hacer, y buscar en el mercado a otros profesionales o empresas que puedan desarrollar el resto de actividades de una forma eficaz y competitiva, es la mejor solución para no ahogar el negocio en elevados costes de tiempo, estructurales, organizacionales y económicos.
Cuando se externaliza un proceso, el coste del mismo pasa de ser fijo a ser variable en función de las necesidades de la empresa, se reduce por tanto su impacto económico a medio y largo plazo. También se reduce el importe de inversión para su puesta en marcha y mantenimiento aumentado así la tesorería de la empresa y mejorando su beneficio. Se aumentan las posibilidades de éxito al tener con costes más reducidos un producto de calidad que recoge las últimas novedades del mercado y que ofrece, por tanto, mayor satisfacción a los clientes.
Las nuevas relaciones entre empresas y proveedores, más cercanas e interesadas en el beneficio común, facilitan esta realidad.

Resumen de ventajas del outsourcing:
- El outsourcing permite que muchas de las actividades, funciones, tareas o procesos de la empresa se realicen por especialistas; lo que implica una mejora en la calidad y en los plazos de ejecución que repercute en la  eficiencia de la organización.
- Aumenta la flexibilidad y adaptabilidad de la empresa al no estar sujeta su actividad a una estructura interna fija. Es decir, la respuesta a los cambios del mercado (aumento o reducción de la demanda) es más rápida y permite redimensionar la capacidad productiva de la organización.
- Permite una actualización continua de la empresa (ante variaciones de mercado se pueden realizar cambios rápidos en los productos a través de nuevos proveedores).
- Recoge los beneficios clásicos de la externalización: reducciones de costes y mejoras en su estructura, aumento de los flujos de tesorería y su disponibilidad, mayor rentabilidad económica y reparto (compartir) de los riesgos.
- Permite focalizar los esfuerzos de la empresa en su actividad de valor.
- Genera relaciones comerciales extensas entre pymes especializadas, aumentando la capacidad de de negocio de todas ellas.

Escribir un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados. No publicaremos los comentarios spam ni con contenidos ofensivos, falsos o con datos personales. Al enviar un comentario, usted acepta nuestra Cláusula de protección de datos y políticas de privacidad


Código de seguridad
Refescar