Responsabilidad de los administradores de una empresa

El Administrador de una empresa es la persona encargada, entre otras funciones, de realizar las cuentas anuales al cierre del ejercicio contable. No es necesario ser socio de la empresa para ser su administrador, pero su cargo debe ser nombrado y recogido en los Estatutos Sociales de la misma. Todas las empresas están obligadas por Ley a tener uno (Administrador único) o varios Administradores (los cuales actúan de forma solidaria y conjunta).
Durante todo el periodo de tiempo en el que el Administrador ejerce, esté debe seguir los principios de transparencia y veracidad, ofreciendo siempre una información de la empresa (su patrimonio, su estado financiero y sus operaciones) ajustada a la realidad.
El incumplimiento culpable de estos principios o las prácticas fraudulentas (acción u omisión ilícita o antijurídica) que produzcan daños reales o enriquecimiento ilícito personal o del negocio, trae consigo responsabilidades civiles, mercantiles, penales y fiscales para el Administrador o los Administradores.
Responsabilidades Civiles y Mercantiles
El Administrador o los Administradores responderán de forma personal, ilimitada y solidaria cuando existiendo alguna de las siguientes circunstancias no se convoque, en el plazo de 2 meses, una Junta General para disolver la sociedad: pérdidas que sitúen el patrimonio contable por debajo del 50% capital social (a no ser que se realicen nuevas aportaciones); el no desarrollo de la actividad que es el objeto social de la empresa durante 3 años consecutivos o la imposibilidad para desarrollar dicho objeto social; o que los órganos sociales de la empresa estén paralizados impidiendo el funcionamiento de la misma.
Todas las deudas que contraiga la empresa desde el momento en que el administrador debería haber convocado Junta General para la disolución del negocio serán responsabilidad del mismo o los mismos.

Responsabilidades Fiscales
El Administrador o los Administradores tendrán responsabilidades fiscales cuando incumplan las obligaciones tributarias de la empresa y/o realicen una infracción tributaria. Igualmente el Administrador o los Administradores serán responsables cuando el incumplimiento y/o la infracción sean realizados por alguno de sus subordinados o personal a cargo.

Responsabilidades Penales
El Administrador  tendrá responsabilidades penales cuando:
- Falsee las cuentas anuales o documentos de la empresa (prisión de 1 a 3 años o multa de 6 a 12 meses).
- Imponga acuerdos adoptados con una mayoría "ficticia" (prisión de 6 meses a 3 años o multa del triple del beneficio obtenido).
- Obstruya el control y la supervisión pública (prisión de 6 meses a 3 años o multa).
- Realice acciones fraudulentas en el ejercicio de su cargo (prisión de 6 meses a 4 años o multa del triple del beneficio obtenido).
- Alce los bienes de la empresa o los suyos propios en perjuicio de sus acreedores (prisión de 1 a 4 años y multa).
- Contraiga o genere nuevas deudas en el proceso de disolución de la empresa (prisión de 1 a 4 años y multa).
- Falsee los datos contables de la empresa (prisión de 1 a 2 años y multa ). Si la falsificación es la anotación de importes diferentes a los verdaderos (en cuantía de 240.000 € la prisión es de 5 a 7 meses.
- Eluda el pago de tributos a Hacienda, no retenga las cantidades a las que está obligada la empresa, o genere de forma indebida devoluciones de Hacienda o beneficios fiscales (prisión de 1 a 4 años y multa).
- Obtención ilícita, mediante la falsificación de requisitos y documentos, de subvenciones o ayudas de la Administración Pública de más de 80.000 € (prisión de 1 a 4 años y multa del tanto séxtuplo de su importe).

Escribir un comentario

Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados. No publicaremos los comentarios spam ni con contenidos ofensivos, falsos o con datos personales. Al enviar un comentario, usted acepta nuestra Cláusula de protección de datos y políticas de privacidad


Código de seguridad
Refescar