Hay motivos para la esperanza: nuestra estructura social ha demostrado que funciona, y sus ciudadanos ha mostrado su cara más humana y solidaria.   Ahora debemos contar con el convencimiento de que no se abandonará a nadie por el camino.