91 197 67 48    hola@redautonomos.es

Banner Curso JAVA Red Autonomos 250 500 px

Requisitos para un proyecto de reforma de vivienda

Proyecto Reforma Vivienda

Un proyecto de reforma de vivienda debe realizarse cumpliendo los requisitos esenciales regulados por ley. El primero es obtener la licencia municipal de obras. Uno de los aspectos que se deben tener en cuenta son las características del proyecto, ya que dependiendo de ellas, los requisitos pueden variar. También hemos de considerar otros aspectos vinculados al proyecto, como las cuestiones de índole fiscal.

Pedir un permiso de obra al Ayuntamiento

Uno de los primeros trámites para realizar un proyecto de reforma es pedir un permiso de obra al Ayuntamiento. Los procedimientos que involucran obras, tanto mayores como menores -de acuerdo con la ley-, se deben notificar ante las autoridades municipales. No importa el tamaño de la obra que pretendamos llevar a cabo, siempre tendremos que cumplir este requisito. El tipo de licencia municipal de obras necesaria dependerá de si la obra es mayor o menor.

Proyectos y licencias de obras menores

Los proyectos y licencias de obras menores son mucho más sencillos. En la mayor parte de las ocasiones su cuantía económica es mucho menor. Eso sí, que para que se apruebe la solicitud de permiso de obras menores, el proyecto no podrá incluir derribos de techos, paredes o suelos. Las obras menores son más bien una reorganización en la decoración o intervenciones pequeñas, como el cambio de los pavimentos.

Con respecto a las licencias para obtener el permiso de construcción, hay que atender a tres tipologías de obras menores. En primer lugar, encontramos las obras de limpieza y trabajos de poca relevancia a nivel administrativo, para los cuales no resulta necesario conseguir licencia municipal de obras alguna. En segundo lugar, existen las obras menores que necesitan un permiso de obra del Ayuntamiento sin coste alguno. Un ejemplo de este segundo supuesto es la pintura de fachadas o las reformas exteriores de tejados.

En último lugar, y con una mayor relevancia a la hora de evitar sanciones o problemas de otro tipo con la Administración, existen los permisos de construcción en los que se tiene que satisfacer una tasa impuesta por la Administración. Estos supuestos son aquellos que, sin llegar a ser una obra mayor, requieren una reforma más intrusiva. Por ejemplo, algún cambio estructural dentro del inmueble.

Licencia municipal de obras mayores

Las obras mayores tienen una mayor relevancia en relación con la solicitud de permisos. Uno de los primeros requisitos en este supuesto es que el proyecto de reforma de vivienda cuente con la supervisión de un profesional, como un ingeniero o un arquitecto técnico. Solo así se podrán conocer verdaderamente los riesgos en caso de que existan, así como si el proyecto es realmente viable o no.

Esta clase de obras se refieren a proyectos muy grandes, como las edificaciones de bloques de vivienda. También, podrían considerarse obras mayores las remodelaciones en las estructuras de las construcciones, lo cual conlleva riesgos si no se supervisa por un profesional. Otro supuesto que puede servir de ejemplo son las reformas integrales, tanto externas como internas, de viviendas o de locales de comercio.

Consejos para iniciar un proyecto de reforma de vivienda

Entre los mejores consejos para reformar una vivienda cabe destacar que es necesario conocer las características y necesidades del proyecto para saber qué licencia municipal de obra es necesaria. Para ello, es conveniente que realicemos una lista con las necesidades del piso. En ella anotaremos lo realmente importante y evitaremos las generalidades. Una vez que tengamos claras las necesidades, tendremos que elaborar un presupuesto para estimar cuánto va a costar nuestro proyecto.

Asesoramiento profesional

Tanto para conocer la viabilidad de la obra como el presupuesto definitivo, es necesario buscar un profesional que nos ayude. Los profesionales sabrán darle forma a la idea que tenemos en mente, conocerán las solicitudes de permiso de obras que se necesitan, así como los requerimientos técnicos. A su vez, es conveniente que determinemos las calidades que deseamos para que el profesional pueda asesorarnos en base a ellas. Igualmente, para ayudarlo en su trabajo, debemos perder el temor a comunicar que algo no encaja con lo que deseamos.

Un último aspecto a tener en cuenta es la aprobación de la comunidad de vecinos. Se debe pedir permiso a la comunidad en los casos en los que la reforma sea importante. Por ejemplo, si las obras afectan a la estructura de la vivienda, como ocurre cuando hay que mover muros de cargas o cuando se segrega una vivienda, con sus consecuentes efectos jurídicos.

Un proyecto de reforma de vivienda puede necesitar una licencia municipal de obras dependiendo de si es estructural o no. Ante todo, la base para conocer este requisito y muchos otros que influirán en el resultado final es contactar con un buen profesional que pueda asesorarnos y darle viabilidad a nuestro proyecto.