91 197 67 48    hola@redautonomos.es

banner segunda oportunidad

Recomendaciones para emprender en verde

Emprender en verde

Todas las empresas, incluidos los autónomos, las pymes y las microempresas, pueden minimizar su impacto medioambiental. A continuación presentamos algunas recomendaciones para aquellos emprendedores que deseen tener empresas más sostenibles.

Contenido[Ocultar]

Gestión de residuos

La cantidad y el tipo de residuos varían en función de la actividad de la empresa. Por ello, si la empresa va a generar mucho residuo es conveniente establecer un plan de gestión para los mismos antes de comenzar la actividad.

El plan debe tener en cuenta el tipo de residuos que se van a generar; ha de estudiar quién puede realizar su retirada (mancomunidad, gestores autorizados…) y los costes asociados a su gestión; y ha de planificar, en el Proyecto de Actividad, cómo se va a realizar la recogida y el almacenamiento.

Para reducir los costes generados por la gestión de residuos es conveniente limitar su producción mediante: la utilización de tecnologías limpias; la sustitución de materias primas peligrosas por otras de menos peligrosidad (la gestión de residuos tóxicos o peligrosos tienen un mayor coste de gestión asociado); y la reducción y reutilización de los envases.

Es conveniente reciclar la basura generada y hacer una buena separación de la misma. Cuanto más definida sea la separación, es decir, menos mezclados estén los residuos, más económica será su retirada.

Planificación del agua

Para un consumo sostenible y medioambiental del agua se debe tener en cuenta tanto el abastecimiento (entrada) como el saneamiento (salida).

El abastecimiento ha de ser planificado en función de la actividad y la necesidad de la empresa. Es posible que la ubicación de la empresa sea más recomendable en un lugar que en otro por cuestiones de abastecimiento (por uso intensivo del agua).

Las fuentes de procedencia del agua pueden ser: la Red Municipal (agua potable); aguas pluviales, manantiales, pozos y cauces (Dominio Público Hidráulico, DPH); o mar, rías… (Dominio Público Marítimo Terrestre, DPMT). El DPH y el DPMT son fuentes de autoabastecimiento.

El saneamiento de las aguas también debe ser planificado teniendo en cuenta la cantidad y el tipo. Las aguas residuales pueden ser sanitarias o fecales (las procedentes de baños, cocinas…) o pluviales. Ambas aguas han de ser canalizadas, controladas y separadas.

Para reducir el coste de la gestión del agua es conveniente utilizar sistemas que controlen el gasto tanto en las oficinas (grifos con cierre automático, bombas de doble descarga…) como en producción (tecnologías de producción limpia, mantenimiento de instalaciones y equipos…).

Suelo y ubicación

La elección del suelo dónde se va a ubicar la empresa debe ser estudiada con detenimiento. Para ello es aconsejable:

  • Consultar en el ayuntamiento si la ubicación deseada está inventariada como suelo potencialmente contaminado.

  • Si está inventariado como suelo potencialmente contaminado para poder iniciar la actividad (solicitud de licencias, autorizaciones…) se ha de conseguir, previamente, la Declaración de Calidad del Suelo. Esta requiere: una investigación preliminar que indique si hay indicios de contaminación; una investigación exploratoria que indique si los valores de contaminación superan los legalmente establecidos; y una investigación detallada (toma de muestras, evaluación de resultados y análisis de riesgos medioambientales y para las personas) para que la Consejería de Medio Ambiente pueda dictaminar si el suelo es declarado contaminado, alterado o no alterado. * Es interesante consultar el Real Decreto 9/2005, de 14 de enero (BOE nº 15, de 18/01/2005).

  • En el caso de que el suelo esté contaminado o alterado es necesario tomar las medidas oportunas (recogidas en la Ley 3/98 y en el anexo de la Ley 1/2005) hasta recuperar los valores compatibles con el uso previsto o alcanzar los estándares de calidad.

  • Cuando esas medidas han sido realizadas, si los resultados del análisis de la calidad del suelo son los correctos, se  puede solicitar a la Consejería de Medio Ambiente, mediante la presentación de un Informe en el que se recojan las medidas aplicadas y los resultados obtenidos, la acreditación de recuperación del suelo contaminado o alterado.

Control del ruido

Los niveles de ruido permitidos para cada actividad están recogidos en el Anexo II de la Ley 3/1988. De todas formas, independientemente de los niveles de ruido permitidos, una actitud medioambiental responsable y sostenible requiere:

  • Una adecuada insonorización de los locales, tanto para absorber el ruido interior y que sea más cómodo y saludable trabajar en ellos, como para evitar emisiones de ruido al exterior.

  • La utilización de equipos y aparatos de trabajo que emitan poco ruido (tener en cuenta este criterio a la hora de adquirirlos).

  • Una evaluación periódica del ruido en los puestos de trabajo para garantizar la salud de los trabajadores.

Energía sostenible

Para tener un consumo de energía sostenible es necesario:

  • Utilizar, al máximo, la luz natural mediante ventanas y claraboyas y, en aquellos lugares que no es posible, utilizar bombillas o fluorescentes de bajo consumo.

  • Utilizar equipos eléctricos y calderas de bajo consumo y alta eficiencia energética.

  • Utilizar la tecnología disponible en el mercado para reducir los consumos: interruptores con temporizador, detectores de presencia, termostatos, temporizadores, cierres automáticos para puertas, acristalamiento con cámara de aire (doble cristal)…; placas solares fotovoltaicas o térmicas…

  • Y, sobre todo, realizar mantenimientos periódicos de las instalaciones y evitar las pérdidas de calor (cerrando puertas y ventanas) y de electricidad (apagando las luces y los equipos eléctricos que no se están utilizando).

Movilidad

La reducción de los desplazamientos (mediante la implantación de comedores o salas de descanso en la empresa para los empleados) y tener la posibilidad de acudir al centro de trabajo caminando, en bicicleta o en transporte público, además de tener una evidente repercusión medioambiental (se reduce el consumo de energía y se emiten menos gases contaminantes) también repercute en la satisfacción del trabajador porque se reduce su coste diario (dinero, tiempo, stress) para desplazarse al trabajo.

Comentarios (0)

Todavía no hay ningún comentario

Deja tus comentarios

  1. Puedes publicar tus comentarios como usuario invitado o registrarte. Si ya estás registrado, accede aquí:
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación