Especial Economía Social: tipos de entidades

En anteriores ocasiones hemos hablado de qué es la economía social, remarcando que sus principales características son que dan primacía a las personas sobre el capital, que tienen una gestión autónoma, democrática y participativa y que promueven la solidaridad y el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades, la generación de empleo estable y de calidad, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.

Hoy queremos profundizar en cada uno de los tipos de entidad existente:

Sociedad laboral

Es una sociedad en la que los trabajadores aportan la mayor parte del capital. En España existen muchas empresas que forman una sociedad laboral. El que los trabajadores sean socios, favorece la actividad de la empresa, ya que estos están más motivados a la hora de hacer frente a proyectos. Tres será el número mínimo de socios por los que debe de estar formada una sociedad laboral y los trámites para llevar a cabo su creación serán muy parecidos a los de las demás sociedades mercantiles.

Las características más importantes de las sociedades laborales son:

  • El capital pertenece en su mayoría a los trabajadores, fomentando el que los trabajadores obtengan un contrato indefinido.
  • El capital del socio está limitado, los socios no podrán tener más de un 33,33% del capital, con la excepción de si es una empresa sin ánimo de lucro o una entidad pública, que en este caso no podrá superar el 50% de participación. Cuando se tenga que tomar alguna decisión importante y estratégica los socios trabajadores deberán estar en consenso.
  • El número de horas trabajadas deberá ser limitada no superando los trabajadores indefinidos el 15% de lo que trabajan los socios trabajadores al año. Pudiendo elevarse este porcentaje al 25% si la sociedad laboral da empleo a menos de veinticinco trabajadores.
  • En cuanto a la transmisión de acciones o participaciones tendrán preferencia en orden: los trabajadores que tengan un contrato indefinido, los socios trabajadores, los socios capitalistas, la sociedad y por último terceros ajenos a la sociedad. Son siempre nominativas las acciones o participaciones.
  • Pueden ser anónimas o limitadas, las anónimas deben tener un capital mínimo de 60.101 euros y las limitadas de 3.000 euros.

 

Cooperativa

Es una forma en la que las empresas se organizan, donde su funcionamiento y estructura deberán ser democráticos. Los principios a los que debe de atender su actividad son:

  • Principio de “una persona un voto”: esto significa que su gestión ha de ser democrática, donde los socios son iguales, y participan directa y de igual manera en la creación de objetivos, sin tener en cuenta el capital aportado.
  • Principio de “puerta siempre abierta”: los socios tendrán la libertad de entrar y salir de la cooperativa en el momento en que lo deseen.
  • Principio de “desarrollo sostenible y compromiso democrático con lo local”: se debe transmitir al ámbito local conductas democráticas y culturales.
  • Principio de “escuela de democracia económica”: la formación e información y la educación es una obligación con los socios o asalariados que tiene la cooperativa.
  • Principio de “la participación en los beneficios, en función del trabajo del socio, no de su capital”: los beneficios se reparten en función de la actividad que los socios realicen en la cooperativa, y no se tiene en cuenta el capital aportado, así no habrá enriquecimiento desigual.

Dentro de las cooperativas nos podemos encontrar con dos tipos, atendiendo a diferentes criterios:

  • Cooperativa de primer grado: como mínimo deben existir 3 socios, que se unen por unos compromisos e intereses comunes, tanto económicos como sociales.
  • Cooperativa de segundo grado: en la que los socios son persona jurídicas, es decir, están compuestas por otras cooperativas, con el objetivo de que su actividad económica sea más fuerte.

Si tenemos en cuenta la actividad que desarrollan podemos encontrarnos con cooperativas de: consumidores y usuarios, servicios, trabajo asociado, explotación comunitaria de la tierra, el mar, transportistas, agrarias, viviendas, enseñanza, iniciativa social, seguros, créditos, sanitarias, etc.

 

Centros especiales de empleo

Son empresas donde su objetivo principal es fomentar el empleo de trabajadores discapacitados.

Los trabajadores que tienen alguna discapacidad deben de tener la posibilidad de integrarse en el mercado laboral de forma ordinaria, de manera directa. Y de manera indirecta también lo podrán hacer a través de estos centros especializados de empleo.

La ley obliga a empresas, ya sean públicas o privadas, que cuentan con 50 o más trabajadores, a tener en su plantilla a más del 2% de trabajadores con alguna discapacidad. En convocatorias para ser funcionario o personal laboral, la Administración Pública reservara un 5% de plazas.

Estos centros especiales de empleo tienen un compromiso social que ha de ser compatible con la economía, ya sea social o económica, de colectivos que tienen en el mercado de trabajo menos oportunidades.

Su estructura y organización es igual a la de los centros ordinarios. Con algunas peculiaridades:

  • El número de personas con discapacidad que componen su plantilla no debe de ser menor al 70% del total de trabajadores.
  • Son creados tanto por órganos privados como públicos, también por empresas.
  • Estos centros fomentan el apoyo y la formación para que este colectivo pueda acceder a la empresa ordinaria.
  • Los equipos que utilizan los centros especiales de empleo  son de una calidad elevada, al igual que su tecnología, para ayudar con las dificultades que puedan surgir por las discapacidades.

Estos centros de trabajos son competitivos en el mercado laboral, ofreciendo una gran cantidad de empleo a personas con alguna discapacidad. Una de sus principales funciones es la integración laboral de estos colectivos a través de la creación de empleo. Creando trabajos retribuidos y estables, que hace que estos colectivos tengan independencia económica facilitando con ello la integración social.

¿Cómo crear un Centro Especial de Empleo? En primer lugar contar con un estudio económico que asegure que el proyecto es viable. El centro debe de contar en su plantilla, con trabajadores que estén en posesión de una discapacidad igual o superior al 33% y deberá estar inscrito en el Registro de la Dirección General de Empleo y Relaciones Laborales, además de aceptar el compromiso de formación de trabajadores con discapacidad.

¿Qué es un enclave laboral? Es una forma de crear empleo en entornos ordinarios de colectivos menos favorecidos, y de esta manera facilitar el acceso a un mercado laboral abierto. Un enclave laboral lo que intenta es que trabajadores con discapacidades, a través de centros especiales de empleo, presten sus servicios integrándose en el mercado laboral normal. Para ello deben formar a estos trabajadores para que desarrollen habilidades y hábitos necesarios para estos ámbitos laborales. Cuando desarrollan su actividad en ámbitos normalizados de empleo no deben de perder el contacto con estos centros, para así realizar un seguimiento por parte del centro especial de empleo.

¿Qué son las unidades de apoyo en los centros especiales de empleo? Son necesarias para eliminar las barreras que puedan surgir cuando el trabajador con discapacidad está desempeñando su empleo, y así podrá desarrollar de manera eficiente su actividad. Estas unidades están formadas por profesionales especializados que ayudan a que los trabajadores con discapacidad sean totalmente autónomos, a que su actividad sea productiva, a que puedan optar a promociones, etc.


Cofradía de pescadores

Son corporaciones sectoriales de derecho público, que no tiene ánimo de lucro y que su principal función es colaborar y ser órgano de consulta de las Administración Públicas en materia de actividad extractiva pesquera y su distribución, desarrollando su gestión para satisfacer los intereses y necesidades de los socios. Colaborando con la cohesión social, el desarrollo local y la sostenibilidad.
Los principios en los que están basadas estas cofradías son los de independencia y autogobierno.


Empresas de inserción

Son empresas que intentar combatir el rechazo social y la pobreza.  Son proyectos de empresas que promueven la inserción laboral en la misma empresa, en proyectos de autoempleo o en otras empresas. Aunque su principal objetivo es la inserción laboral, también llevan a cabo un proceso económico produciendo bienes o servicios, participando en la competitividad de mercado, ofreciendo calidad de vida y servicios a las personas. La rentabilidad que ofrecen estas empresas a nivel social se obtiene por que los beneficiarios no son personas pasivas sino activas y no dependientes, la empresa les aporta todo lo que la sociedad les había negado.

Destinatarios de la inserción socio laboral:

  • Personas inactivas o en paro en situación de exclusión con dificultades para conseguir un empleo.
  • Personas con riesgo grave de sufrir exclusión social en situación de desempleo con graves dificultades de integración en el mercado ordinario.

Son personas sujetas a inserción socio-laboral cuando además de estar en la situación anterior pertenecen a algunos de los colectivos siguientes:

  • Desempleados de larga duración.
  • Internos de centros penitenciarios y ex reclusos desempleados.
  • Toxicómanos en proceso de rehabilitación y reinserción social.
  • Jóvenes que no poseen la educación obligatoria y que estén desempleados.
  • Personas que reciben rentas mínimas de inserción.
  • Otros colectivos como inmigrantes, minorías étnicas y personas con responsabilidades familiares no compartidas y en situación de exclusión.

Las empresas de inserción ofrecen un plan de inserción personalizado para conseguir la integración en el mercado laboral ordinario.
Las etapas que conlleva este plan de inserción son:

  • Servicio de asesoramiento y acogida donde se determina la situación de la persona.
  • El trabajo es individualizado.
  • Reestablecer el aprendizaje que ya se tenía por medio de pretalleres laborales.
  • Talleres laborales para mejorar habilidades y conocimientos.
  • Y por último, fuera ya de la empresa de inserción, la entrada en el mercado laboral ordinario.

La estancia en empresas de inserción es provisional, pues no están orientadas a crear puestos de trabajo, sino a la formación de personas para que puedan encontrar por si mismas un empleo.

Requisitos de las empresas de inserción:

  • Al menos el 51% del capital social deberá pertenecer a una entidad u organización social sin ánimo de lucro.
  • Al menos el 80% de los beneficios obtenido en cada ejercicio económico deberá estar destinado a mejorar el sistema productivo y de inserción.
  • Entre sus trabajadores deberá tener un porcentaje mínimo de trabajadores de inserción que varía en cada comunidad autónoma.

Una empresa de inserción es una sociedad mercantil que puede realizar cualquier actividad económica de servicios o producción de bienes, con el objetivo  de integrar y formar social y laboralmente a personas de exclusión.

 

Mutualidades

Son entidades aseguradoras que desarrollan una función que complementa el sistema de la Seguridad social. Sin ánimo de lucro determinadas personas se unen en una sociedad que tiene gestión y estructura democrática, realizando de manera voluntaria una actividad aseguradora, que complementa a la Seguridad Social pública. En ocasiones las mutualidades realizan actividades que son alternativas a las del sistema público.

Dentro de las mutualidades que tienen forma de entidad aseguradora, las figuras del socio o mutualista y del asegurado son idénticas. Los socios o mutualistas realizan en su totalidad la actividad de la entidad. Existe en la mutualidad una relación estatutaria y por tanto no contractual debido a que se da una gestión democrática, donde la figura del asegurado es la misma que la del tomador del seguro, con lo que se garantiza que las primas sean satisfechas para asegurar las prestaciones del colectivo asegurado.

Una de las características de esta sociedad es la solidaridad, que se ponede manifiesto a no poder excluir del colectivo, los riesgos que no cubren los sistemas individuales, esto se denomina principio de no exclusión. Este principio hace que el coste del seguro sea mayor, pero es compensado con la inexistencia de ánimo de lucro.

También son características importantes de las mutualidades las siguientes:

  • La participación en los órganos de gobierno por parte de los mutualistas deberá ser democrática.
  • La competencia es exclusiva de las comunidades autónomas.
  • El excedente económico será destinado por una parte a formar un patrimonio propio de la sociedad mutualista para garantizar los compromisos, y por otra parte los beneficios obtenidos serán repartidos entre los mutualistas.
  • Los mutualistas tendrán los mismos derechos y obligaciones, sin tener en cuenta la cuota o prima que tengan que pagar por la cobertura de su seguro.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación