Todo emprendedor que desee iniciar una nueva actividad deberá realizar una serie de trámites obligatorios antes de la puesta en funcionamiento y apertura al público del local. Dependiendo del tipo de actividad a realizar estos requisitos varían, hay una extensa normativa de carácter municipal, autonómico y estatal, que regula todos los aspectos necesarios, pero básicamente se resumen en la licencia urbanística de autorización municipal para el ejercicio de la actividad y la licencia de funcionamiento.

Licencia urbanística para el ejercicio de actividad y de funcionamiento

La licencia urbanística de autorización municipal para el ejercicio de la actividad sustituye a la que anteriormente se denominaba licencia de actividades e instalaciones, o también conocida como licencia de apertura. Para la concesión de este permiso se tiene en cuenta que el establecimiento cumpla con todos los requisitos legalmente establecidos, según el sector de actividad al que pertenezca el nuevo negocio. En ella se someten a examen todos aquellos aspectos relacionados con las normas urbanísticas, las medidas medio ambientales y de protección y prevención de incendios, y las condiciones sanitarias. Cuando se trate de actividades que puedan considerarse peligrosas se tendrán en cuenta además otros aspectos de seguridad.

En el caso de tener que realizar obras de acondicionamiento del local donde se va a realizar la actividad, esta misma licencia incluye aquellos aspectos relacionados con las instalaciones e infraestructuras necesarias, así como la autorización de las obras tanto en el interior como en el exterior del establecimiento.

Una vez finalizadas todas las actuaciones de instalación y acondicionamiento de los locales, el empresario deberá comunicar a la administración esta circunstancia, para que proceda a la revisión y comprobación de que se cumplen todos los aspectos requeridos y proceder de esa forma a la expedición de la licencia de funcionamiento, a partir de la cual se pueden iniciar las actividades.

Plazos de concesión de las licencias

Aunque está establecido un plazo mínimo de concesión de la licencia de entre 15 días y cuatro meses, habitualmente este tiempo se adapta a las circunstancias individuales de cada ayuntamiento. Además en determinados casos el cumplimiento de requisitos puede prolongarse en el tiempo si hay que ir realizando modificaciones, por lo que es necesario realizar un estudio pormenorizado de todos los requisitos de instalación y condiciones de los establecimientos, según el sector del que se trate, antes del inicio del proyecto, así como iniciar estos trámites con la suficiente antelación para evitar posteriores retrasos en la puesta en marcha de la actividad.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Aviso legal - Política de cookies y configuración. Encontrará la información sobre Protección de datos en los diferentes formularios de la página donde se puedan solicitar datos personales

Todos los artículos de esta página web están registrados bajo licencia Creative Commons. Más información en:

derechos autor

Illustrations by vecteezy.com