"Un trabajador autónomo es la persona física  que realiza de manera habitual, personal y directa la actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo, aunque para desarrollar su actividad utilice el servicio asalariado de otras personas."

Sistema RED para autónomos

Para poder llevar a cabo su actividad de forma legal los autónomos deben estar dados de alta en la Seguridad Social en el conocido como Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Para agilizar los trámites y evitar los constantes desplazamientos hasta las oficinas, existe una plataforma a través de la que los profesionales pueden gestionar todos sus trámites con la Seguridad Social, se trata del sistema RED.

El Sistema de Remisión Electrónica de Datos (RED) opera desde el año 2008, pero no ha sido hasta el 1 de octubre de 2018 cuando ha sido obligatorio para los autónomos estar dados de alta en el sistema RED.

Pago único de la prestación por cese de actividad

Al igual que los trabajadores del Régimen General pueden capitalizar el paro en un único pago (capitalización de la prestación por desempleo) para darse de alta como autónomos o iniciar una actividad profesional como socios de una Cooperativa de Trabajo Asociado o una Sociedad Laboral, los autónomos también cuentan con la posibilidad de acceder al pago único de la prestación por cese de actividad (paro de los autónomos).

Ayudas y subvenciones para autónomos y pymes

Es importante, una vez que nos decidamos a montar nuestro propio negocio, valorar las ayudas o subvenciones que podemos obtener de las distintas administraciones, las ayudas se concederán, y no en todos los casos, siempre y cuando los autónomos solicitantes cumplan una serie de requisitos exigidos por las administraciones otorgantes, de no cumplir con estos requisitos, la subvención podría denegarse o incluso solicitar formalmente su devolución por parte de la administración otorgante, incluso, después de la concesión de la misma.

Seguros y responsabilidad del autónomo

El trabajador autónomo es responsable con todo su patrimonio presente  y futuro  de cualquier obligación que surja en el ejercicio de su actividad. Esta obligación se extiende a su cónyuge, a no ser que haya sido limitada con anterioridad mediante régimen de separación de bienes,  o bien a través de la  inscripción de dicha limitación en el Registro Mercantil.

Compatibilizar empleo público y empleo privado

La Ley 53/1984 de 26 de diciembre estableció el régimen de incompatibilidades del personal al servicio de la Administraciones Públicas. Posteriormente, en desarrollo de esta ley, se publicó el Real Decreto 598/1985 de 30 de abril, en el que se establecen las funciones y puestos incompatibles con determinadas actividades privadas. Por último en la resolución de 20 de diciembre de 2011, de la Secretaría de Estado para la Función Pública, se aprobó el procedimiento para la reducción del complemento específico de los funcionarios de la Administración General del Estado adscritos a los subgrupos C1, C2 y E que deseen compatibilizar su actividad pública con otra de carácter privado.

Sociedades profesionales

La sociedad profesional es la asociación de profesionales, de carácter colegiado, para el ejercicio de la actividad de forma conjunta a través de un ente creado para tal fin, con personalidad jurídica propia, patrimonio, derechos y obligaciones.

El trabajo profesional en equipo, la sociedad profesional, es la respuesta al aumento de la complejidad de muchas actividades, y permite la especialización y división de las tareas. En la sociedad pueden trabajar (ser socios) diferentes disciplinas de actividades profesionales. La duración de la asociación puede ser indefinida o por tiempo determinado.

Pedir la baja autónomos

La Incapacidad Temporal es lo que comunmente se conoce como baja por enfermedad o baja de autónomos. Aunque muchos autónomos opinan que es una prestación insuficiente, la verdad es que los autónomos tienen reconocidas las mismas coberturas y prestaciones por IT que los trabajadores del régimen general, siendo el problema las bajas bases de cotización (casi el 90% de los autónomos tienen la mínima), el papeleo que exige, los problemas para reemplazar su trabajo, etc.

Recuperar IVA de factura no pagada

Independientemente de que se cobre o no una factura, una vez emitida, nace la obligación de ingresar a Hacienda el IVA repercutido. Los autónomos o pymes que no puedan o no consigan cobrar facturas emitidas, pueden solicitar la devolución del IVA pagado transcurridos 6 meses desde la emisión de la factura. En el caso de grandes empresas o pymes con un volumen total de facturación mayor a los 6 millones de euros en el año anterior, el plazo que deben esperar es de 1 año.

De autónomo a empresa

Cuando se realiza una actividad empresarial puede ser que ocurran distintas situaciones que hagan plantearse cambiar la situación jurídica, como puede ser el aumento en el volumen en la cifra del negocio o abrir nuevos nichos de mercado. Si ocurriera esto, se debería crear entonces una nueva sociedad desde cero, transmitiendo a sus trabajadores y bienes, de la antigua situación jurídica a la actual.

Para que hacienda considere el IVA deducible, el IVA soportado deberá de cumplir los siguientes requisitos:

  • Deberá estar justificado en el documento correspondiente, es decir, la factura.
  • Deberá estar vinculado a la actividad económica que se realiza.
  • Deberá estar registrado en la contabilidad.
  • Deben presentarse en el mismo período en el que se ha efectuado el gasto.

Cómo tributan los autónomos

Elegir cómo tributar fiscalmente, cuál es la opción más rentable, depende de los resultados de la actividad y del IRPF aplicable para esos resultados. Para el IRPF se puede tributar por Estimación directa o por Estimación objetiva (también conocida como Estimación por módulos). La manera de tributar de las empresas es el Impuesto de Sociedades (IS), con una cantidad fija que depende del volumen de negocios.

Tarifa plana de autónomos

La tarifa plana de 50 euros en el cupón de autónomos se implantó en 2013 para nuevos autónomos que fueran menores de treinta años. Ese mismo año, a través de la Ley de apoyo a los emprendedores se extendió a todos los autónomos, sin límite de edad. En 2019, la principal novedad es el cambio de tarifa, que se incrementa de 50 a 60€ durante el primer año, debido a la reciente obligación de cubrir también en las cotizaciones las contingencias comunes y profesionales.

cese de actividad de los autónomos

La prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos, más conocido como paro de los autónomos era hasta enero de 2019 una prestación de carácter voluntario, pasando después de esa fecha a ser una prestación por la cual se está obligacido a cotizar. Se puede acceder a ella  tras justificar debidamente el cese de actividad.

En este artículo te explicamos cuáles son los supuestos en los que es posible solicitar el cese de actividad y la documentación necesaria para acreditar esta situación, ya que es algo bastante complejo (actualmente se rechazan cerca del 55% de las solicitadas, pero en 2012 eran cerca del 80% de las solicitudes desestimadas por no acreditar debidamente el cese de actividad).

Hacerse autónomo y cobrar el paro

La primera vez que se contempló la posibilidad de cobrar el paro y hacerse autónomo fue en el Real Decreto-ley 4/2013, que incluyó entre las medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo, la “compatibilización de la prestación por desempleo con el alta de autónomo para menores de 30 años”. La Ley para el Fomento del Trabajo Autónomo y la Economía Social de 2015, eliminó el requisito de la edad e hizo accesible este derecho a tod@s los autónom@s salvo unos pocos casos concretos.