"Un trabajador autónomo es la persona física  que realiza de manera habitual, personal y directa la actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo, aunque para desarrollar su actividad utilice el servicio asalariado de otras personas."

Compatibilizar empleo público y empleo privado

La Ley 53/1984 de 26 de diciembre estableció el régimen de incompatibilidades del personal al servicio de la Administraciones Públicas. Posteriormente, en desarrollo de esta ley, se publicó el Real Decreto 598/1985 de 30 de abril, en el que se establecen las funciones y puestos incompatibles con determinadas actividades privadas. Por último en la resolución de 20 de diciembre de 2011, de la Secretaría de Estado para la Función Pública, se aprobó el procedimiento para la reducción del complemento específico de los funcionarios de la Administración General del Estado adscritos a los subgrupos C1, C2 y E que deseen compatibilizar su actividad pública con otra de carácter privado.

Sociedades profesionales

La sociedad profesional es la asociación de profesionales, de carácter colegiado, para el ejercicio de la actividad de forma conjunta a través de un ente creado para tal fin, con personalidad jurídica propia, patrimonio, derechos y obligaciones.

El trabajo profesional en equipo, la sociedad profesional, es la respuesta al aumento de la complejidad de muchas actividades, y permite la especialización y división de las tareas. En la sociedad pueden trabajar (ser socios) diferentes disciplinas de actividades profesionales. La duración de la asociación puede ser indefinida o por tiempo determinado.

Pedir la baja autónomos

El autónomo, tiene derecho a baja por Incapacidad Temporal, por enfermedad común o accidente no laboral, siempre que este dado de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) y al corriente de los pagos a la Seguridad Social.  Si no se está al corriente de los pagos, la Seguridad Social concede el plazo de un mes para abonar las deudas y cobrar la baja desde el principio. También es requisito, solo en el caso de enfermedad común, tener un mínimo de 180 días cotizados en los últimos 5 años anteriores a la fecha de la baja.

De autónomo a empresa

Cuando se realiza una actividad empresarial puede ser que ocurran distintas situaciones que hagan plantearse cambiar la situación jurídica, como puede ser el aumento en el volumen en la cifra del negocio o abrir nuevos nichos de mercado. Si ocurriera esto, se debería crear entonces una nueva sociedad desde cero, transmitiendo a sus trabajadores y bienes, de la antigua situación jurídica a la actual.

cese de actividad de los autónomos

La prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos, más conocido como paro de los autónomos es una prestación de carácter voluntario (es necesario cotizar durante al menos 12 meses  aplicando un tipo adicional sobre la base imponible) a la que se accede tras justificar debidamente el cese de actividad. En este artículo te explicamos cuáles son los supuestos en los que es posible solicitar el cese de actividad y la documentación necesaria para acreditar esta situación, ya que es algo bastante es complejo (en 2012 cerca del 80% de las solicitudes fueron desestimadas por no acreditar debidamente el cese de actividad).

Bonificaciones y reducciones RETA

A partir de enero de 2013 se conservan solo las siguientes boficicaciones / reducciones en las cotizaciones del régimen especial de trabajadores autónomos:  Autónomos jóvenes,  maternidad, discapacidad, nuevas altas de familiares colaboradores y autónomos de Ceuta y Melilla en sectores específicos.
Queda derogada la bonificación anterior para trabajadoras autónomas que se reincorporaban a su trabajo en los 2 años siguientes a la fecha del parto.

Pago único de la prestación por cese de actividad

El Real Decreto 1541/2011, de 31 de octubre, en desarrollo de la Ley 32/2010, de 5 de agosto, por el que se establece un sistema específico de protección por cese de actividad de los trabajos autónomos, determina en su disposición adicional cuarta las condiciones y requisitos que han de cumplir aquellos trabajadores autónomos que deseen acceder al cobro de la prestación por cese de la actividad en un pago único.

Es importante, una vez que nos decidamos a montar nuestro propio negocio, valorar las ayudas o subvenciones que podemos obtener de las distintas administraciones, las ayudas se concederán, y no en todos los casos, siempre y cuando los autónomos solicitantes cumplan una serie de requisitos exigidos por las administraciones otorgantes, de no cumplir con estos requisitos, la subvención podría denegarse o incluso solicitar formalmente su devolución por parte de la administración otorgante, incluso, después de la concesión de la misma.

No pagar autónomos

No pagar en plazo las cuotas de autónomo (o la seguridad social de los trabajadores del régimen general) conlleva un recargo del 20%, que puede incrementarse además con intereses de demora si la reclamación entra en periodo ejecutivo, y derivar en embargo de bienes si no se salda la deuda.

Se considera una infracción muy grave el no ingresar en plazo y forma las cuotas correspondientes a la Seguridad Social. Incluso podría ser considerado delito si la cuantía impagada de las cuotas supera la cifra de 50.001€ en cuatro años (teniendo en cuenta tanto los importes de las cuotas qno ingresadas, como los recargos de mora e intereses).

Para que los gastos de los autónomos seas fiscalmente deducibles, han  de cumplir los siguientes requisitos:
- Los gastos deben estar vinculados a la actividad económica que se realiza, es decir, deben ser gastos propios de la actividad.
- Los gastos han de estar debidamente justificados (con las correspondientes facturas, recibos, etc.).
- Los gastos realizados han de estar registrados en la contabilidad o en los libros de registro que están obligados a llevar los contribuyentes que desarrollen actividades económicas.