91 197 67 48    hola@redautonomos.es

banner segunda oportunidad

Cómo actuar ante una inspección de Hacienda

como-actuar-inspeccion-hacienda

A pocas cosas le tiene tanto miedo un autónomo como a una inspección de Hacienda. Aunque el profesional no sea un defraudador, ante la acción inspectora siempre es normal que surja un cierto miedo a que se pueda detectar cualquier error que acabe dando lugar a la imposición de una sanción.

Sufrir una inspección por parte de Hacienda no es una experiencia agradable, pero tampoco es tan grave como parece. En la mayoría de los casos este tipo de comprobaciones se realizan de forma aleatoria, no porque la Administración tenga sospechas de nada. En caso de que se haya detectado previamente una posible irregularidad, la inspección será mucho más directa y se centrará en aquellos aspectos en los que pueda haberse producido error o fraude.

Mejor prevenir que curar

Aunque ya hemos visto que muchas inspecciones son aleatorias, también es cierto que hay circunstancias que pueden hacer despertar las sospechas de la Agencia Tributaria. De ahí la importancia de no incurrir en conductas como las siguientes:

  • Solicitar grandes devoluciones de IVA.
  • Darse de alta como operador introcomunitario (ROI), pero no llevar a cabo operaciones intracomunitarias.
  • Que exista una gran brecha temporal entre las declaraciones del autónomo y las que presentan sus clientes o proveedores.
  • Declarar una cantidad excesiva de gastos deducibles.
  • No declarar subvenciones públicas recibidas que sí deberían haberse declarado.
  • Dejar una sociedad inactiva y no darla de baja.
  • Que haya discrepancias importantes entre las declaraciones trimestrales de impuestos y las anuales.

Inspección en local abierto al público y en zonas cerradas

Si tu local está abierto al público, el inspector puede acceder al mismo libremente y desarrollar su trabajo. Sin embargo, para acceder a aquellas zonas que no son de acceso público (oficinas, almacén, etc.) sí necesita contar con autorización tuya como propietario del negocio o, en su defecto, con autorización judicial. Y lo mismo ocurre cuando se trata de un autónomo que trabaja desde su domicilio.

Aunque como autónomo tienes derecho a negarte a que se inspeccionen aquellas partes de tu negocio que no están abiertas al público, si no tienes nada que ocultar, lo más sencillo es dejar que el inspector pase y haga su trabajo. Si le deniegas la entrada ten por seguro que sus sospechas se redoblarán y que volverá con la correspondiente orden.

Siempre es mejor colaborar

Una vez que comienza la inspección (tanto si es una visita in situ como si la Agencia Tributaria contacta contigo para pedirte documentación y revisarla), lo mejor es que te muestres tan colaborador como puedas.

Pon a disposición de los funcionarios la documentación requerida y aporta las explicaciones que consideres convenientes. Recuerda que el inspector puede hacer copias físicas o digitales de tus documentos, salvo de aquellos que tengan carácter confidencial.

Si tienes empleados a tu cargo, el funcionario también puede dirigirse a ellos y hacerles preguntas. De nuevo, lo mejor es que estos se muestren colaborativos y respondan de forma sincera.

Recomendaciones para que la inspección no sea un problema

Si un inspector se persona en tu negocio, o si recibes una notificación de Hacienda pidiéndote documentación, es normal que cunda un poco el pánico. Para que esto no suceda, lo mejor es que estés siempre preparado.

Asegúrate de que mantienes tu contabilidad al día y llevas los libros de registro de conformidad con lo exigido por la Agencia Tributaria. De esta forma, si te solicitan la información, podrás enviarla casi en el instante con la seguridad de que todo está en orden.

Es conveniente que de vez en cuando revises tu situación fiscal. En caso de que detectes cualquier irregularidad o error ponte en contacto lo antes posible con tu asesor para solucionar el problema. Cuando tratas con Hacienda, los errores siempre tienen un coste menor si es el propio contribuyente quien corrige su falta sin necesidad de ser requerido para ello.

¿Qué hacer después de la inspección?

Una vez finalizada la labor inspectora asegúrate de que la diligencia y actas que debes firmar reflejan la realidad de tu negocio. Si hay alguna discrepancia y no puedes solucionarla dialogando con el inspector, niégate a firmar.

Si de todo el proceso se deriva para ti una sanción y no estás conforme con ella, siempre tienes la opción de presentar tus alegaciones en tiempo y forma siguiendo las indicaciones de Hacienda.

banner lateral 2oportunidad

Te interesa:

Software gratuito para la facturación

A día de hoy es casi impensable que un autónomo o una empresa gestionen sus facturas sin utilizar un software…

Tipos de factura

Cuando llega el momento de emitir o de recibir facturas, nos encontramos con la certeza de que son varias las…

Evaluación de riesgos laborales. Qué es y cómo se hace

La Evaluación de riesgos es una herramienta fundamental para la elaboración del Plan de prevención de riesgos laborales de una…

¿Que es el DEUC?

DEUC son las siglas del Documento Europeo Único de Contratación, un documento que cobra importancia en el sector de la…

Planificación estratégica

La planificación estratégica es el proceso a través del cual una organización determina cómo hacer el mejor uso de sus…

Cómo mejorar la experiencia del cliente

El consumidor actual tiene poco o nada que ver con el de hace unas décadas, sin importar si está adquiriendo…