La solicitud de un préstamo personal o de una hipoteca, si bien es una decisión que entraña riesgos: los préstamos personales suelen tener intereses más elevados y las hipotecas creadas para financiar la empresa pueden suponer la pérdida del bien inmueble, en ocasiones es la última o única vía de financiación que encuentra el empresario para salir adelante de una situación difícil o emprender un proyecto empresarial.
Pero ¿en qué se basan las entidades financieras para aprobar o denegar una solicitud de préstamo personal o hipoteca?
Conocer la respuesta a esta pregunta permitirá a muchos emprendedores, pymes o autónomos decidir si merece la pena intentar esta vía de financiación o si es preferible buscar otras alternativas.

Criterios de valoración del banco
La entidad de crédito, ante una solicitud de financiación, realiza un análisis del riesgo que implica conceder la financiación, es decir, evalúa las posibilidades que tiene de recuperar el dinero prestado. Para realizar esa evaluación solicita al interesado una serie de documentos de los que obtiene información sobre su solvencia económica y sobre sus pautas de consumo; y en función de la combinación de ambas decide si concede el préstamo o no. La documentación solicitada, y la información que obtiene de cada documento, es la siguiente:

DNI o NIE
Confirma los datos del solicitante, su veracidad, y sobre todo su edad.
Si se es demasiado joven la falta de experiencia (tanto profesional como de vida) implica riesgos. Y si es demasiado mayor se prevé, aparte de una menor esperanza de vida (tiempo de devolución del préstamo), un descenso en los ingresos por la jubilación, un aumento de los gastos médicos, y un incremento en los precios de los seguros vinculados al préstamo. Normalmente los bancos  no conceden un hipotecario cuando la suma de la edad del solicitante y de los años de devolución del préstamo supera los 70 o 75 años.
Otro dato que tienen en cuenta las entidades financieras es el conocimiento del sistema financiero español. Si el solicitante tiene nacionalidad española se le presupone una cultura que hace que el pago de las mensualidades esté más asumido.

Documentación fiscal e IRPF
Proporcionan al analista de riesgos una visión global de los ingresos del solicitante del préstamo y de su capacidad de endeudamiento. Es decir, si con lo que gana puede vivir asumiendo todas sus responsabilidades (hijos, vivienda, otros inmuebles, planes de pensiones…) y asumir el préstamo.
La capacidad de endeudamiento se calcula dividiendo la cuota mensual del préstamo entre los ingresos netos mensuales (documentación fiscal). Los bancos solo conceden hipotecarios si el resultado del mismo es inferior al 35 o el 40%.

Extractos bancarios
Los extractos bancarios informan sobre la pauta de consumo del solicitante: su capacidad para gestionar sus gastos y ahorrar; y sobre otras obligaciones económicas: préstamos, seguros, domiciliaciones…
Normalmente, las cuentas bancarias con números rojos habituales,  o con movimientos que indican que el solicitante se queda sin crédito antes de acabar el mes, hacen que el inversor deniegue el préstamo.

Recibos de todos los préstamos y CIRBE
El CIRBE, Central de Riesgos del Banco de España, es un registro en el que quedan reflejadas todas las deudas iguales o superiores a 6.000 € de cada persona. Para poder acceder a él el banco necesita una autorización firmada por el solicitante. Negarse a firmar la autorización genera desconfianza y provoca la negación del préstamo.
Esta información, junto con la de los extractos bancarios, informa a la entidad de crédito de dos cosas:
1ª Si el solicitante ha dicho toda la verdad cuando se le ha preguntado qué endeudamiento tiene. Un banco deniega el préstamo si desconfía o piensa que el solicitante no es sincero.
2ª El total del endeudamiento pendiente del solicitante y si realiza el pago del mismo de forma puntual. Tener muchos préstamos pequeños o retrasos favorece la negativa del banco.

Vida laboral
Informa sobre la estabilidad profesional del solicitante. El candidato ideal para un banco es aquel que comenzó a trabajar joven, que no presenta periodos de inactividad, y que refleja una progresión/mejora laboral.

Escrituras y notas simples de propiedad
Las propiedades son, junto con los avalistas, las mayores garantías de recuperación del dinero para el banco. Presentar las escrituras y/o notas simples de propiedad permite a la entidad de crédito conocer qué bienes podrán embargar en caso de impago. Las propiedades libres de carga reflejan capacidad de ahorro o capacidad económica familiar, motivos ambos que ayudan a obtener el préstamo.

Avalistas
Los avalistas para ser validos como tales, es decir, para poder responder de la deuda en caso de impago, tienen que someterse a un análisis de riesgo similar puesto que responderán con sus ingresos y con sus bienes.
Es muy probable que el banco, además de la firma, solicite documentación de ellos: nóminas, escrituras…

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación