El patrimonio de la empresa es el conjunto de bienes (ya sean materiales o inmateriales, por ejemplo, las patentes-), derechos (aquellas situaciones jurídicas en las que la empresa se encuentra en situación de recibir, por ejemplo, créditos o depósitos) y obligaciones (las situaciones en que la empresa es deudora, por ejemplo, préstamos, impuestos, etc) que posee la empresa en una fecha determinada.
Podríamos resumir esta situación en la siguiente fórmula:
Bienes + Derechos - Obligaciones = Patrimonio Neto
Podemos diferenciar tres grandes masas patrimoniales:

ACTIVO: Son aquellos elementos patrimoniales que representan bienes y derechos propiedad de la empresa. Está constituido por todos los elementos patrimoniales en los que la empresa ha invertido los recursos financieros puestos a su disposición. Reflejan el empleo de los recursos financieros. Se catalogan como:

  • Activo fijo (o activo no corriente). Son los bienes que permanecen en la empresa durante un tiempo prolongado. Pueden ser tangibles (maquinaria),  intangibles (patentes), o inversiones financieras. A estos elementos se les denomina también inmovilizado (Inomivilizado materia, inmovilizado inmateria e inmovilizado financiero, respectivamente).
  • Activo circulante (o activo corriente): son los elementos que experimentan cambios de manera continuada por la propia actividad empresarial, por ejemplo, los activos que se adquieren para su posterior venta (el género) o transformación (materia primas), los derechos de cobro por las venta a crédito o el dinero en efectivo. Según la capacidad que tienen estos activos de convertirse en disponible (dinero), se distingue entre:
  • Existencias: cuya conversión en liquidez se produce por la venta (productos en el almacén).
  • Realizable: elementos que se pueden convertir en dinero en un corto plazo de tiempo por la actividad normal de la empresa (cobros pendientes).
  • Disponible: el dinero en efectivo del que dispone la empresa (dinero en caja, en el banco, etc.).

PASIVO: Son aquellos elementos que representan para la empresa deudas u obligaciones pendientes de pago. Es también conocido como las fuentes de financiación ajenas a la empresa. La exigibilidad de un elemento de pasivo depende del plazo de tiempo en que ha de ser devuelto a sus titulares.  Se distinguen tres grupos:

  • Patrimonio Neto (también conocido como patrimonio no exigible o fondos propios): Está formado por aquellos elementos que recogen el valor de los fondos aportados por el empresario, así como los beneficios generados que no son distribuidos.
  • Pasivo no corriente (o exigible a largo plazo): son aquellas deudas que la empresa debe integrar en el plazo superior al año. Por ejemplo, los préstamos con entidades financieras o las deudas con otros acreedores con vencimiento superior a un año. Este tipo de financiación, junto con los recursos propios, se utiliza para financiar la estructura fija, o activo fijo, de la empresa.
  • Pasivo corriente (también conocido como pasivo circulante o exigible a corto plazo): son aquellas deudas cuyo vencimiento es igual o inferior al año. Por ejemplo, las deudas con los proveedores, o los acreedores comerciales.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Aviso legal - Política de cookies y configuración. Encontrará la información sobre Protección de datos en los diferentes formularios de la página donde se puedan solicitar datos personales

Todos los artículos de esta página web están registrados bajo licencia Creative Commons. Más información en:

derechos autor

Illustrations by vecteezy.com