91 197 67 48    hola@redautonomos.es

Banner Cursos Red Autónomos

¿Podría internacionalizar mi negocio y tener más rentabilidad?

podria-internacionalizar-negocio-tener-mas-rentabilidad

Hasta hace unos años, la internacionalización era algo propio de las grandes empresas. Solo las grandes corporaciones se podían permitir asumir el coste y afrontar la complejidad asociada a empezar a vender productos o servicios en otro país.

Por suerte, las nuevas tecnologías y la simplificación de la regulación internacional han acabado con esa barrera. Ahora los pequeños negocios también tienen la oportunidad de crecer en el ámbito internacional.

¿Qué es la internacionalización?

Internacionalizar es desarrollar estrategias que permitan llevar la oferta comercial de una empresa o profesional fuera de su país de origen.

Una de las grandes ventajas de este proceso es que permite aumentar el número de ventas efectivas, alargando la vida de un producto o un negocio. Si a nivel nacional el mercado está muy saturado, se puede buscar un mercado menos competido en el extranjero.

Además, la internacionalización también permite sacarle más partido a los recursos locales, reduciendo con ello los costes de producción.

Su principal inconveniente es que no suele ser un proceso sencillo, y requiere una buena inversión. Por otro lado, antes de comenzar la presencia en el extranjero hay que hacer un análisis detallado de cuestiones como la legislación comercial del país en el que se desea vender, su normativa fiscal, las políticas de trabajo, etc.

¿Cómo internacionalizar un negocio?

No hay una única manera de llevar a cabo este procedimiento, pero hay una serie de pasos que son básicos en todo negocio que desea internacionalizarse.

Hacer un análisis del propio negocio

Lo primero que hay que hacer es conocer el punto de partida. Hay que valorar si el producto o servicio que se ofrece es realmente exportable, y determinar cuáles son los objetivos que se buscan a nivel global.

Por supuesto, hay que hacer una evaluación de la situación económica del negocio, para determinar si existen recursos suficientes para abordar la internacionalización.

Estudiar el mercado

El siguiente paso es conocer a fondo el nuevo mercado local en el que se quiere operar y buscar dentro de él el nicho de mercado concreto al que se le quieren ofrecer los productos o servicios comercializados.

Para evitar problemas, este estudio debe ser exhaustivo y pormenorizado. Analizando cuestiones como: los costes logísticos, la demanda que pueden tener los bienes ofrecidos, el precio al que se pueden vender, las barreras de entrada, la legislación comercial, etc.

Buscar un canal de venta


Internacionalizar no implica abrir directamente una sucursal del negocio en otro país. De hecho, esto es cada vez menos común.

Lo habitual para pymes y autónomos es buscar canales de comercialización que permitan vender en otros países sin tener que invertir en infraestructuras. En este sentido, internet es un gran aliado. Con una página web, o a través de redes sociales, es más sencillo captar clientela fuera del mercado local.

Otra forma de vender a nivel internacional es a través de un socio comercial que ofrezca en su país de origen los productos o servicios de un negocio o profesional ubicado en otro Estado.

A fin de maximizar los beneficios, se puede combinar la venta directa en formato digital con una venta indirecta a través de un partner o distribuidor local.

Diseñar un plan de marketing específico

Cada sociedad es diferente. Las técnicas de comercialización que funcionan con el público español podrían no ser tan eficaces con los consumidores de otros países. Precisamente por ello, la internacionalización requiere de una estrategia de marketing diseñada específicamente para ella.

Hay que conocer muy bien al público del nuevo mercado al que se desea acceder, estar al tanto de lo que hace la competencia, y definir acciones que puedan ayudar a destacar en ese mercado internacional.

Planificar a largo plazo

Conseguir el éxito con la internacionalización es fruto de aunar trabajo y paciencia. Es necesario abordar el proceso como algo a largo plazo.

Pocos son los que consiguen triunfar en un mercado extranjero de un día para otro. En la mayoría de los casos, los resultados se van consiguiendo poco a poco, trabajando y consolidando una imagen de marca que se gane la fidelidad de los consumidores.

Internacionalizar un negocio es complicado, pero no tanto como puede llegar a parecer. Eso sí, para hacerlo bien, es imprescindible contar con unos conocimientos básicos. Si quieres empezar tu camino para llevar tu negocio mucho más lejos, no te puedes perder nuestro curso online sobre Planificación de la Internacionalización de Empresas, que es totalmente gratuito. 

Banner formacion Red Autónomos 250 500 px
 

Te interesa:

¿Cómo montar una farmacia?

Una farmacia es un negocio muy rentable que sigue dando beneficios incluso en épocas de crisis. Por eso, no es…

Convocatoria al Último Encuentro del Programa de Acompañamiento en Emprendimiento para Mujeres Migrantes en Mérida

El Movimiento de Mujeres Migrantes, en colaboración con Red Autónomos, se complace en anunciar el último encuentro de su exitoso…

El significado de la tarjeta roja

Esta tarjeta reconoce a los extranjeros solicitantes de protección internacional los mismos derechos que a los españoles, pero no habilita…

Licencia express: cómo acelerar la apertura de tu negocio

El Gobierno de España autorizó por decreto ley en 2012 lo que se conoce como la "licencia express" o "declaración…

Canon y Royalties en las franquicias

Cuando un emprendedor o empresario abre una franquicia, normalmente tiene que hacer frente al pago del Canon de apertura y…

Fomento del empoderamiento de Mujeres Migrantes mediante iniciativas de emprendimiento en la Comarca de Miajadas-Trujillo

En una colaboración entre el Movimiento de Mujeres Migrantes y Red Autónomos, se ha lanzado un programa esencial para fomentar…