La definición que más se acerca al concepto de “stock” es la que lo define como los artículos que posee una empresa y que están alojados o almacenados en el propio negocio, también se utiliza el término existencias para referirnos a lo mismo.

Los stocks pueden clasificarse de diferentes maneras según el tipo de almacenaje y sobre todo según lo que se desea obtener con ellos.

En primer lugar podemos hablar del stock activo, se trata del stock que un negocio dispone en su espacio para solventar las ventas normales, un stock que se mueve entre unas cifras que evolucionan entre máximos y mínimos. Dentro del stock activo encontramos el stock máximo y el mínimo.

El stock máximo es aquel que incluye la cantidad máxima del producto en cuestión que forma el stock en el espacio del que dispone el negocio. Esta capacidad está directamente relacionada con la propia capacidad del almacén del que disponga el negocio, también pueden ser motivo de límite para hablar de stock máximo, el dinero invertido en el mismo o el coste que se deriva del mantenimiento.
Por  otro lado, el stock mínimo es la cantidad más pequeña de un producto que se encuentra en un almacén, y en este caso puede producirse esta denominación por deficiencia en los productos, que no haya forma de adquirir más elementos del mismo producto o directamente que el producto en cuestión se haya dejado de fabricar.

En todo almacén existe o debe existir un stock de seguridad, un tipo de stock que sirve para evitar problemas con el stock activo que puede presentar  anomalías, defectos o por motivo de pérdidas o demoras en las entregas.

Si la empresa ha realizado un cálculo y quiere tener un stock óptimo para las previsiones de ventas, puede tener una cantidad concreta de stock que permite cubrirlas expectativas de venta, este stock se llama stock óptimo.

Por último, la empresa contempla el stock llamado Stock cero (just-in time), este  tipo de stock es una nueva modalidad de stock y permite que los objetos de los que se compone el stock puedan recibirse de forma escalonada y fragmentaria según sea la urgencia de la empresa. Se reciben los stocks según la demanda. Esta modalidad permite ahorrar costes ya que el almacenaje también produce un gasto a la empresa. Para realizar este tipo de “stockaje”, primeramente habría que realizar un estudio de rentabilidad.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación