Marketing en la empresa: principios básicos

Marketing en la empresa

El marketing es la filosofía de trabajo enfocada al cliente y la planificación de esa filosofía para comercializar los productos de una organización empresarial. Su objetivo es fidelizar al cliente y posicionar los productos de la empresa, frente a la competencia, como primera opción de compra de los consumidores.

El marketing puede aplicarse a cualquier empresa u organización (independientemente del tamaño de la misma) y su desarrollo será efectivo en todas ellas, aunque las técnicas empleadas varíen según las características propias de cada sector.

Sus herramientas y estrategias se basan en el conocimiento continuo de las necesidades del cliente o consumidor; es decir, diseña, organiza, ejecuta y controla la comercialización de los productos basándose en la demanda de los clientes (demanda de mercado). Por lo tanto, un buen plan de marketing debe tener como preocupación constante conocer el mercado; debe crear estrategias que aumenten la capacidad de reacción de la empresa (cambios productivos) para adaptarse a la demanda; y debe ser revisado periódicamente.

Las estrategias para percibir, servir y satisfacer las necesidades del cliente a través de un plan de marketing se desarrollan en cuatro fases:

Definir los objetivos de la empresa

La definición de los objetivos debe quedar lo suficientemente bien reflejada para que sea posible medirlos y deben cumplir los siguientes aspectos:

  • Adecuados con la ideas generales de la empresa.

  • Medidos en el tiempo.

  • Reales y con sentido práctico.

  • Aceptados y consensuados por todos.

  • Flexibles y adaptables a posibles cambios.

  • Motivadores y comprensibles, redactados en lenguaje claro.

  • Coherentes con los principios establecidos por la empresa (planificación estratégica).

Delimitar la cartera de productos

Definidos los objetivos de la empresa y el tipo de estrategia que le resulta más favorable, en un segundo nivel determinaremos los productos o servicios a ofrecer en el mercado, es decir, delimitaremos la cartera de productos.

La empresa se puede decantar por una política de expansión o de diversificación, fomentando el desarrollo de nuevos productos y/o la penetración en nuevos mercados.

Estudio de los clientes potenciales

La empresa en el logro de la planificación de Marketing se dirigirá al segmento de mercado en el que se encuentran los clientes potenciales, se posicionará, marcando a través de unos atributos de diferenciación, la manera en que quiere ser percibida por el público objetivo.

Conviene actuar de manera conjunta y coherente (marketing-mix) en todos los procesos que intervienen. Algunos de ellos son:

El producto

  • La curva del ciclo de vida
  • La amplitud y profundidad de la gama
  • La percepción del producto (marca, garantía, diseño, etc.)

El precio

  • Ventajas competitivas
  • Relación calidad-precio
  • Elasticidad de la demanda
  • Precios de la competencia
  • Cuota de mercado actual

La distribución

  • Intensiva, en el mayor número de puntos de venta
  • Extensiva, en cualquier punto de venta
  • Exclusiva, siendo el único en una zona o con un producto
  • Selectiva, una combinación de las anteriores

La comunicación

Las campañas publicitarias y promocionales que resalten la diferencia con la competencia se incluirán en el análisis del plan de marketing (Publicidad, merchandising, material POP, marketing online, etc.).

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación