91 197 67 48    hola@redautonomos.es

sin-mas-retrasos

El pasado verano compartí dos artículos en los que hablaba de la capacidad de la ciencia y las empresas españolas para dotar a nuestro país de sistemas de higienización del aire.

Estos sistemas aportan dos grandes valores y, mas en los tiempos que corren, un entorno sanitariamente seguro y una climatización adecuada a un precio reducido.

En verano insistía en la necesidad de garantizar entornos interiores higienizados como método para garantizar la seguridad sanitaria de usuarios y trabajadores. Este método permitiría a España ser líder y referente en la gestión proactiva de la pandemia. La oportunidad que tenía España para liderar estos sistemas sanitariamente seguros no es baladí, no en vano somos un país cuya economía tiene una fuerte dependencia del turismo.

Cuando hacía este planteamiento, en mente no tenía solo nuestra industria turística, por desgracia la pandemia ha golpeado mas fuerte, como suele ser habitual, en los eslabones mas débiles de la cadena y, que no son otros, que los autónomos y las PYMES.

Nuestro sector hostelero, el pequeño comercio, el ocio nocturno, restauración siguen sufriendo las consecuencias de la pandemia y sus restricciones pasadas.

Estos días estamos desayunando con el miedo en el cuerpo. Somos testigos de como Austria, un país europeo, desarrollado, económicamente potente ha tenido que recurrir de nuevo al confinamiento.

Alemania, la locomotora económica europea tiene las cifras de incidencia disparadas y se están esperando las medidas que tome el gobierno con auténtica inquietud.

Si hablamos de España ya tenemos disparadas las cifras de contagios en Euskadi y Navarra y, por lo que parecen indicar las tendencias, en breve se sumarán otras Comunidades.

Desde Red Autónomos advertíamos en verano de las notables diferencias existentes entre el modelo de “terraceo” estival y la vida de interior propia del invierno.

De igual forma advertíamos de lo inasumible que suponían las recomendaciones del Gobierno de España para mantener un entorno libre de patógenos a través de la ventilación cruzada forzada.

No dudamos que ayuda a mantener un entorno mas limpio pero tampoco dudamos del poco confort que aporta a los usuarios (todos tenemos en mente la imagen de niños en el colegio con abrigo y guantes), de los riesgos para la salud de este sistema (no tendremos contagios de la Covid19 pero estaremos todos acatarrados) y del coste económico que supone si, adicionalmente a la seguridad sanitaria, queremos mantener un mínimo de confort para evitar que nuestros clientes tengan que corretear por el local para evitar tener signos de congelación.

Por eso, desde Red Autónomos, abogábamos por el modelo que habíamos desarrollado. Un modelo profesional desarrollado por profesionales de distintos sectores. Un modelo donde, lo primero, es definir el flujo de aire dentro de nuestras instalaciones, definición que realiza un equipo de ingenieros y arquitectos.

Un modelo que puede identificar, matemáticamente, los puntos de mayor concentración de patógenos, que combina la utilización de sistemas de retención (filtros) con sistemas de esterilización de patógenos (UV) y que, en consecuencia, nos indica de forma concreta la ubicación necesaria de los aparatos para que la eficiencia de nuestro sistema sea máxima y óptima.

Y, de cara a la economía de nuestros empresarios y autónomos, este sistema reduce el consumo eléctrico de climatización entre un 45 y un 60%.

 

Imagen2.jpg

 

Esta es la propuesta de Red Autónomos, una propuesta que pretende posicionar a España como líder mundial en la gestión de la pandemia mas allá de los necesarios procesos masivos de vacunación. Una propuesta que garantice y potencie nuestra industria turística, que incremente la seguridad y el consumo interno, que, en definitiva, invite a visitar nuestras ciudades, nuestro patrimonio y a disfrutar de nuestros servicios.

Vamos tarde, pero estamos a tiempo.

serlo-o-parecerlo

Tras mas de un año de pandemia hemos aprendido muchas cosas como, por ejemplo, que por mucho que avance la vacunación la transmisión no se detiene o que, solo con medidas preventivas, el éxito de las mismas depende de tantas variables como personas se relacionen.

Hemos aprendido que, el tan deseado punto de equilibrio entre salud y economía se sustenta sobre las restricciones, restricciones de aforo, restricciones de horario o restricciones de comensales. Estas restricciones, mas las conocidas medidas sobre el uso de mascarillas, son las medidas promovidas y reconocidas por nuestras administraciones públicas en pleno siglo XXI.

Digo en pleno siglo XXI porque para un observador imparcial le llamaría la atención que una sociedad que ha sido capaz de desarrollar diferentes vacunas en menos de un año parece, o puede parecer, que en materia de prevención ha tocado techo con los mismos sistemas que la humanidad utilizó para la conocida como gripe española de hace un siglo.

Sin embargo, la realidad nos dice algo muy diferente, en la actualidad contamos con numerosos sistemas de prevención activa, sistemas que vienen evolucionando desde hace años con demostrada eficacia. Sistemas de higienización como la ventilación mecánica forzada (climatización) o la higienización física (filtros) y sistemas de esterilización como la radiación ultravioleta del aire.

De igual forma, los científicos y técnicos españoles han demostrado que el uso individual de cada uno de estos sistemas tiene una eficacia limitada mientras que han desarrollado modelos combinados que garantizan una calidad del aire en interiores que puede ser gestionada de forma automática.

La cuestión que se nos plantea parece evidente, ¿por qué no se promueven estos sistemas de higienización? ¿por qué no lideramos el desarrollo de modelos de higienización activa? ¿por qué no reconocemos nuestras propias capacidades y las ponemos al servicio de nuestra economía, de nuestra sociedad?

En este campo, lo único que han hecho nuestras administraciones fue sacar una línea de ayudas económicas para la adquisición de filtros y medidores de CO2. Es decir, puedes instalar el medidor de CO2 junto a una ventana abierta y el filtro en un rincón y has cumplido con los objetivos.

La realidad es que todo sigue igual, la presencia de patógenos en el aire no se ve alterada por nuestras medidas y, lo que es peor, transmite una falsa sensación de seguridad que resulta mas dañina que la total ausencia de medidas, por lo menos no nos engañamos a nosotros mismos.

Por otro lado tenemos la posibilidad que un equipo de técnicos midan las concentraciones de contaminantes en nuestro entorno, que identifiquen el flujo de aire en el interior de nuestras instalaciones, que determinen, mediante modelos matemáticos, los puntos de mayor concentración de patógenos y que, con toda esta información mas el análisis de los sistemas de climatización del local o las estancias, desarrollen un modelo de higienización fijando los puntos de filtrado mas adecuados, los puntos de esterilización y los umbrales de concentración de contaminantes y patógenos.

Este sistema mide, en todo momento, la calidad del aire y es capaz, por si solo, de determinar la necesidad de filtrar, esterilizar o renovar el aire. Este modelo nos permite garantizar la seguridad de nuestro entorno.

No estamos pidiendo nada milagroso, lo que proponemos es que España sea la primera en poner en valor los conocimientos técnicos y científicos que tenemos, que sea la primera en reconocer, mediante certificaciones independientes, la seguridad aportada por estos modelos y que, esta seguridad se vea reconocida por las administraciones con la obtención de ayudas para su implantación y con el incremento de aforos, horarios de apertura y comensales.

Si reconocemos y utilizamos nuestros conocimientos y capacidades tendremos las mejores herramientas para salvar nuestra economía y nuestra sociedad. Pero de verdad, no solo para cubrir expediente.

Apostamos por serlo, no vale con parecerlo.

Ayudas del estado y paraísos fiscales

Asistimos a la pandemia más grave que se recuerda desde la llamada “gripe española” que ocurrió hace, casi exactamente, 100 años. Sin datos extremadamente fiables, se calcula que aquella acabó con entre el 3% y el 6% de la población mundial, es decir, decenas de millones de personas.

factura-electrica-ciencia

Como todos sabemos, desde hace mas de un año nos encontramos inmersos en un proceso de cambio social derivado de la crisis sanitaria provocada por la Covid19. Esta crisis, inicialmente sanitaria, ha derivado en una crisis económica y social que, en el presente, somos incapaces de apreciar su verdadero alcance.

Ante esta situación de emergencia y, sobre todo, de desconcierto de la sociedad lo que todos esperábamos de nuestras instituciones públicas era una actitud proactiva cuyo principal objetivo debería ser aportar certidumbre y un entorno estable que permitiese tanto minimizar el impacto de la crisis como facilitar una recuperación en el menor tiempo posible.

Sin embargo, la realidad ha sido completamente diferente a las necesidades de la sociedad española. Una parte de este alejamiento de la realidad la pudimos comprobar con el confinamiento domiciliario a la que se nos sometió en 2020. Se aplicaron criterios generales, orientados a las grandes urbes, obviando la realidad del entorno rural lo que nos llevó a la paradoja en la que los vecinos de un pueblo de 50 vecinos tenían las mismas restricciones que los habitantes de una ciudad de un millón de habitantes.

En esta misma línea de alejamiento de la realidad nos encontramos ahora con la puesta en marcha del nuevo modelo de tarificación eléctrica. Ya partíamos de una posición desfavorable, la razón es bien conocida por todos los españoles, nuestras tarifas eléctricas eran de las mas caras de nuestro entorno y, como es lógico, restaban capacidad competitiva a nuestra industria.

Con el nuevo modelo tarifario quien mas perjudicado resulta es tanto el ciudadano como el pequeño comercio. El ciudadano porque será sobre el que repercutan todos los incrementos de costes y el pequeño comercio porque se reducen sus márgenes de recuperación.

En este modelo creado por alguien muy alejado de la realidad en la que vivimos los trabajadores desde las instituciones nos proponen dos modelos para “garantizar” la calidad del aire, el primero es la ventilación cruzada (generar corrientes de aire en el interior) y la segunda es la ventilación forzada a través de acondicionamiento del aire. Con el primer modelo nos enfrentamos a temperaturas a temperaturas interiores superiores a 40º en verano e inferiores a 5º en invierno. El segundo modelo nos garantiza una temperatura adecuada, adecuada al nuevo precio de la electricidad, es decir, nos condena a una factura eléctrica desorbitada.

Sin embargo, tanto nuestros ingenieros como nuestros científicos han desarrollado soluciones mas ventajosas, soluciones respetuosas con el medio ambiente y con el consumo energético. Soluciones viables económicamente pero que no obtiene el reconocimiento de las administraciones.

De igual forma que las medidas de restricción de movimiento deberían adecuarse a la realidad de cada población, las restricciones de aforo deberían adecuarse a las medidas higiénico-sanitarias adoptadas por cada empresa o comercio. Parece lógico.

Pero seamos serios y profesionales, las medidas a tomar deben ser supervisadas y certificadas por entidades independientes y profesionales. En salud e higiene en el trabajo, y mas cuando este afecta a los clientes, no todo vale y las garantías deben ser irrefutables.

Apostemos por nuestra ciencia y nuestra tecnología que, en definitiva, es apostar por nuestra salud y por nuestra economía. Y ahora hablemos de soluciones.

salud-o-economia

Desde el inicio de la pandemia nos hemos tenido que acostumbrar a la dicotomía entre salvaguardar la salud de nuestra sociedad o salvar la economía. En realidad nos hemos referido, en todo momento, a perjudicar lo menos posible que no a salvar la economía puesto que todos éramos y somos conscientes del brutal impacto que supone la Covid19 para la economía global y para la española en particular.

De igual forma hemos tenido que asistir, entre una mezcla de asombro e incredulidad, a la repetición de argumentos, por parte de algunos políticos con importantes cargos en el Gobierno de España, sobre la importancia de mantener “el circulante”.

Esto traducido viene a decir que si todos mantenemos el dinero en movimiento la crisis y su impacto serán sensiblemente menores y, como siempre, no hay nada peor que el populismo derivado de las medias verdades.

Es evidente que si el dinero no se mueve tenemos un problema pero, también debería ser evidente, que por mucho que movamos el dinero, si no somos capaces de generar riqueza difícilmente dispondremos de dinero que mover.

Si analizamos los datos macroeconómicos del 2019 los datos son reveladores, el sector que mas aporta al PIB nacional fue el del Turismo con una aportación total (directa e indirecta) del 15% en términos económicos y del 17% en términos de empleo.

Con la pandemia de 2020 el sector del turismo en España se desplomó un 69,7% respecto al año anterior. Este dato, en si mismo, ya es demoledor pero para que podamos apreciar la verdadera magnitud basta con saber que la caída del turismo en España es superior a la caída conjunta del turismo en Francia e Italia que son las otras dos potencias turísticas de Europa junto con nuestro país.

Parece evidente que el Gobierno de España debería tomar en consideración esta información por el bien de todos los españoles, de nuestro futuro y de nuestros hijos.

El gran reto al que nos enfrentamos, en términos sanitarios, es poner freno a la expansión de los contagios. Freno cada vez mas completo a tenor de las características de las nuevas variantes que van apareciendo de la Covid19. La mas famosa en estos momentos es la variante D cuya característica mas diferenciadora es su facilidad de transmisión.

Y aquí es donde toma su verdadera dimensión el componente de la planificación que, sin lugar a dudas, debe ser una característica común a todo gobierno. Es dentro de este concepto de planificación donde nos encontramos nuestras peores y mas dañinas carencias.

En un país con la dependencia del turismo que tiene el nuestro y que se refleja en todas las cifras que hemos compartido, la totalidad de medidas tomadas para controlar la expansión de la pandemia y sus consecuencias se han limitado a acciones reactivas y de contención pero, en  ningún caso, acciones proactivas tendentes a mantener entornos sanitariamente seguros.

Las recomendaciones mas “innovadoras” se han limitado a sugerir ventilaciones cruzadas permanentes y, como versión avanzada, la instalación de filtros, a criterio de no se sabe bien quién, que mas parecen orientadas a dar un mensaje de supuesta tranquilidad que a garantizar un entorno limpio y seguro.

¿De verdad no podemos hacer nada mas para reducir el impacto de la pandemia en nuestro turismo? ¿En nuestra economía y nuestra sociedad?

1 de mayo

Sí, el Día Internacional de Trabajadores y Trabajadoras es especial. Han ocurrido acontecimientos muy relevantes en esta fecha, por supuesto vinculados a la reivindicación obrera (1886, huelga por la jornada de 8 horas y Revuelta de Haymarket, en el origen del Día Internacional del Trabajo; 1890, la primera celebración reivindicativa en España, hace 130 años).

Incertidumbre en el comercio por la pandemia

La conocida como patada a seguir, es una acción habitual del rugby que se produce cuando un jugador que tiene el balón en su poder va a ser agarrado por la defensa contraria.

Desde que se inició el estado de alarma el colectivo de trabajadoras y trabajadores autónomos está siendo especialmente activo en redes y medios para hacer notar su situación y reivindicar soluciones a la grave crisis económica que trae asociada la actual crisis sanitaria.

Miles de grupos en WhatsApp, Telegram, Facebook y otras redes, están congregando a los trabajadores por cuenta propia de todo el país alrededor de propuestas e iniciativas de carácter diverso, como alternativa a las propuestas del gobierno y las, mal llamadas, asociaciones representativas.

Perspectivas para el comercio en la Navidad 2020

Para nuestros comercios se acerca el momento clave del año.

El periodo que va desde el Black Friday al final de las rebajas de enero son los dos meses de mayor intensidad y facturación del año en el comercio.

#quedateencasa

Bajo el lema "los ciudadanos han abandonado las calles porque se lo han pedido, ahora toca pedir que no se abandone a los ciudadanos", desde Red Autónomos estamos realizando una serie de vídeos con los que agradecer el esfuerzo y la gran responsabilidad que han mostrado la mayoría de los ciudadanos durante esta crisis sanitaria y económica.

Al mismo tiempo, esperamos que sirvan para recordar al gobierno de España y a los diferentes gobiernos autonómicos que su compromiso debe estar con los ciudadanos, especialmente con aquellos que más están sufriendo las consecuencias de esta crisis: autónomos, desempleados, jubilados...

Con esperanza, con convencimiento

Hay motivos para la esperanza: nuestra estructura social ha demostrado que funciona, y sus ciudadanos ha mostrado su cara más humana y solidaria.

 

Ahora debemos contar con el convencimiento de que no se abandonará a nadie por el camino.

Refugiados, migración y emprendimiento

La crisis actual tiene tres características que la hace especialmente preocupante. Primero, es una crisis sanitaria donde está en juego la salud pública. Segundo, conlleva una crisis económica global. Y tercero, es una crisis mundial a la que es imposible poner fronteras.

El Estatuto del Trabajo Autónomo de 2007 dedica el título III a los derechos colectivos de las y los trabajadores autónomos y, entre ellos, a la determinación de la representatividad de las asociaciones que defendemos los intereses profesionales del trabajador autónomo.

Cursos gratuitos

Nothing to show. You must configure the data source of the widget.