91 197 67 48    hola@redautonomos.es

Autónomos y autónomas en tiempos de crisis

Como cada vez que comienza un nuevo año, este lo empezábamos con la ilusión de estar ganando el pulso al coronavirus, ese virus que destrozó familias y que se encargó de terminar con pequeños negocios y con muchos de los trabajadores y trabajadoras autónomos de nuestro país.

El sector de la hostelería y el turismo quedó herido de muerte. Cientos de locales bajaron sus persianas y quedaron con deudas que en la mayoría de los casos les llevó al cierre definitivo. A eso le llamábamos pandemia, la misma que llevó a la muerte a cientos de personas e incentivó y provocó un caos económico incalculable y con daños irreversibles para nuestros autónomos y autónomas.

Pero cuando creíamos que habíamos doblegado a la maldita y letal enfermedad, ya cenábamos en navidad con los nuestros, aunque la conversación familiar ocupaba la mayor parte en qué pasaría con Rusia y Ucrania. Se detectaba en el ambiente que el mundo, en pleno año 2022 no permitiría un conflicto armado. Los valientes y siempre atrevidos autónomos y autónomas que comenzaban el año con la ilusión de poder seguir trabajando y luchar por levantar sus pequeños negocios e iniciar nuevos retos empresariales, se ven truncados nuevamente por un conflicto armado que el Presidente ruso inició hace ya varias semanas. 

Los precios de carburantes y energía se han disparado a límites nunca vistos, hasta tal punto, que camioneros y profesionales del transporte paran su actividad y por tanto nuestros autónomos y autónomas se verán abocados a una nueva crisis. Y claro, con ellos todo el sector de producción, donde éstos  son imprescindibles para el abastecimiento de la población. Tendremos que decidir entonces, si pagar el recibo de la luz y el gas o ir a comprar a las tiendas al doble de precio  productos de primera necesidad.

Nuevamente se me antoja un futuro inquietante. Las medidas a tomar deberían ser al menos, como en la pandemia. ERTES y ayudas para las actividades afectadas, autónomos y autónomas, microempresas y garantizar suministros de energía y gas mientras dure esta incomprensible guerra y sus consecuencias posteriores.

Espero que nuestros gobernantes estén a la altura de las circunstancias y dejen sus diferencias políticas para otros tiempos. Es el momento de estar nuevamente con quien lo necesita y es por ello que pedimos medidas urgentes para paliar en lo posible el duro panorama que se nos presenta. No podremos aguantar más tiempo sin generar ingresos para hacer frente a nuestros pagos, muchos de los cuales aún arrastran desde la pandemia.