El departamento de Gestión de Recursos Humanos de una empresa se encarga de la gestión del capital humano de la misma. Su principal objetivo es aunar las acciones individuales de todos los componentes del grupo para conseguir las metas empresariales y obtener lo mejor de cada uno de ellos. Las pymes y los autónomos con trabajadores a su cargo no deben olvidar que muchas veces su mayor valor reside en su capital humano.

Las principales funciones de la gestión de recursos humanos son:

Planificación del organigrama empresarial
Detección de las necesidades de personal de la empresa y organización de los puestos de trabajo para cubrir dichas necesidades. Asignación de tareas, funciones y responsabilidades a cada puesto.
Selección de personal
Selección de los candidatos adecuados para cubrir dichos puestos, ya sea mediante contratación de personas ajenas a la organización o mediante promoción interna de personal laboral de la empresa.
Formación, información y desarrollo del personal
Formación de los nuevos trabajadores para que desarrollen eficientemente sus tareas. Información sobre los objetivos empresariales y las políticas de empresa para que la integración e identificación con la misma sea plena. Políticas de desarrollo para los empleados, que aumenten sus capacidades, sus compromisos de permanencia con la empresa y aporten satisfacción laboral, económica y social a los mismos.
Administración de personal
Tareas administrativas relacionadas con contratos, nóminas, altas y bajas en la seguridad social, políticas retributivas e incentivos….
Seguridad e higiene en el trabajo
Garantizar la seguridad de los trabajadores dentro de la empresa. Asegurar, mediante políticas de prevención de riegos, la integridad y el bienestar físico, sicológico y social de los mismos.
Relaciones laborales
Establecer políticas de relación con los trabajadores y sus representantes sindicales. Negociar contratos y convenios colectivos. Interpretar la ley laboral y aplicar políticas y prácticas a la empresa.

Cese voluntario del trabajador
Se produce cuando el trabajador deja, voluntariamente, de prestar servicios en la empresa sin causa específica.
Requisitos que ha de cumplir el trabajador
- Preaviso: El trabajador debe comunicar, por escrito, al empresario el cese de la actividad laboral con la antelación establecida en el Convenio Colectivo aplicable a la empresa. Cuando en convenio no se menciona plazo de preaviso lo habitual son 15 días. En el escrito debe constar la fecha de la entrega y se ha de recoger la firma del empresario; se realizará por duplicado; y el trabajador deberá quedarse con una de las copias (firmada). El incumplimiento del plazo permite al empresario descontar de la liquidación la cantidad correspondiente a los días de retraso en el preaviso (si el preaviso, por ejemplo, se realiza con solo 10 días de antelación el empresario podrá descontar 5 días de trabajo de la liquidación).

Existe la idea prefijada de que solo existen dos tipos de contratos laborales: fijo o temporal. Sin embargo, en España la realidad laboral, en cuanto a contrataciones se refiere, es mucho más amplia y compleja. En la actualidad, existen más de 16 tipos de contratos diferentes que van variando según se modifican las leyes que los regulan. Estas son algunas de las modalidades vigentes: