91 197 67 48    hola@redautonomos.es

Banner Curso JAVA Red Autonomos 250 500 px

Smart working: la forma de trabajar que ya es tendencia

smart-working-que-es

Los autónomos fueron pioneros en lo que a teletrabajo se refiere. Mucho antes de que comenzara la pandemia ya había profesionales freelance que habían hecho de su casa su centro de trabajo. Ahora llega el momento de seguir innovando y pasarse al smart working.

Una forma de trabajar que ya se ha popularizado en lugares como Estados Unidos y que puedes aplicar en tu negocio tanto para ti mismo como para tus empleados.

¿Qué es el smart working?

También conocido como smart work, es una nueva forma de entender las relaciones laborales y el trabajo en general. En esta disciplina lo que importa no son las horas dedicadas al trabajo, sino los resultados obtenidos.

No todo el mundo trabaja al mismo ritmo y con la misma eficacia. Lo que un trabajador puede tardar en hacer toda una semana, otro lo hará en solo dos días, mientras que un tercero podría demorarse dos semanas.

El smart working deja de prestar atención al tiempo dedicado al trabajo y al lugar desde el que este se realiza, para centrarse en la consecución de los objetivos. No importa cómo, cuándo o dónde se hace, sino que el resultado obtenido haya sido satisfactorio y que el proyecto esté entregado a tiempo.

¿Es lo mismo que teletrabajo?

Ambos términos suelen confundirse, pero no son exactamente lo mismo. En el trabajo en remoto el cumplimiento de un horario por parte del trabajador sigue siendo esencial. Puede estar haciendo sus tareas desde su casa o al borde de una piscina, pero debe estar conectado dentro de un horario.

El smart working prescinde de esa rigidez. Esperamos del trabajador que entregue sus tareas a tiempo, pero nos resulta indiferente cuándo las haga. Por ejemplo, si para él es mejor trabajar de noche porque está más tranquilo en casa, es libre de hacerlo.

La confianza es un elemento esencial

Si durante el confinamiento tuviste que mandar a tus empleados a trabajar desde casa, seguramente ya sabrás cuáles son de confianza y cuáles no. Esto es especialmente importante, porque el smart work no es posible si no existe la seguridad de que cada uno va a hacerse responsable de las tareas que se le han encomendado.

Con esta forma de trabajar ni siquiera vas a saber cuándo están realmente trabajando tus empleados, así que debes tener plena confianza en que estarán avanzando en sus proyectos. Se trata de darles la máxima autonomía y flexibilidad.

Por otro lado, también puedes aplicar esta forma de trabajar con respecto a ti mismo. Aunque, al ser el líder del equipo, está claro que tú sí debes tener algo más de disponibilidad con respecto a los demás.

No es una opción para todos

Una cosa importante a tener en cuenta es que el smart working no es apto para todo tipo de negocios y de profesionales. Hay actividades en las que es totalmente esencial cumplir con un horario determinado. Por ejemplo, si tienes un establecimiento abierto al público.

Pero, incluso en actividades que sí permitirían esta forma de trabajar más flexible, tampoco todos los trabajadores se van a adaptar a ella. Si tienen cierta tendencia a procrastinar, el smart work puede convertirse en una fuente de estrés, porque acabarán dejándolo todo para el último momento.

Esto no quiere decir que debas renunciar a implantarlo en tu negocio. Algunos de tus empleados podrían beneficiarse mucho de él. Podrías planteárselo solo a aquellos que sabes que de verdad son capaces de rendir mejor cuando trabajan de forma totalmente autónoma. Si el experimento sale bien, con el tiempo puedes ir ofreciendo esta forma de trabajar a otros empleados.

La importancia de las herramientas digitales

Los empleados acogidos a esta forma de trabajar pueden estar o no en la oficina, así que las herramientas digitales se vuelven más importantes que nunca. Eres tú como empleador el que debe ponerlas a su disposición.

Asegúrate de que disponen de todo lo necesario para trabajar con eficiencia, desde equipos informáticos hasta software de última generación. Sin herramientas de este tipo no resulta viable el smart work.

Abrazar esta nueva forma de trabajar supone todo un reto para empleadores y para empleados. Pero, si se hace bien, los resultados pueden ser muy positivos para todos los implicados.

Networking Zorita Oct 22250 500 px

Te interesa:

El albarán: qué es, usos, tipos y contenidos

Dentro de la actividad compraventa de productos entre las empresas o los autónomos y sus proveedores o clientes finales, se…

Clasificación empresarial. Qué es y cómo obtenerla

La clasificación de empresas es un requerimiento imprescindible en determinados contratos públicos de cierta envergadura económica.

Jornada intensiva o flexible: una medida para la conciliación

Los horarios de España se pueden calificar de irregulares como consecuencia de nuestros hábitos y de la distribución que hacemos…

Marketing ecológico

Ya que el consumidor no está dispuesto a reducir su nivel de consumo, el objetivo del marketing ecológico será el…

Cómo prepararse para la contratación pública

Si estás interesado en convertirte en licitador y quieres que tu empresa opte a contratar con las administraciones públicas, te…

Licencias Creative Commons

Los nuevos tiempos, los nuevos formatos, los nuevos soportes y, sobre todo, las nuevas necesidades de los creadores exigen también…