Emprender en el medio rural

Emprender en el medio rural

Desde la revolución industrial, el medio rural ha estado en desventaja respecto de las zonas urbanas, y se le ha ido aislando de las concentraciones demográficas y de los flujos económicos. Con la entrada de España en la Unión Europea, se intentó mejorar la situación, dotando de fondos e incentivos el medio rural; al calor de los cuales se crearon multitud de negocios, gran parte vinculados al turismo rural.

El turismo rural resultó, en parte y como otros sectores, no ser la gallina de los huevos de oro que se esperaba. Solo un sector se ha mostrado claramente prevalecedor: la industria agroalimentaria.

Pero, llegados a este punto, cabe preguntarse ¿Qué margen de maniobra queda? ¿Hay vida económica más allá del turismo? ¿Es viable emprender en un pueblo ahora que las subvenciones y ayudas están de capa caída? Las respuestas no son fáciles.

Como decíamos, solo la actividad agroalimentaria parece dar todavía buenos resultados de manera general, apoyada en las denominaciones de origen, la calidad de los productos y la exportación. Pero al mismo tiempo, algo ha cambiado: las nuevas tecnologías han tendido puentes a puntos antes inconexos. Ahora es más fácil acceder a servicios antes exclusivos de los grandes núcleos y llevar a cabo multitud de tareas, que no precisan de una infraestructura determinada ni de circunscribirse a un espacio específico.

En este sentido, el medio rural, con unas condiciones de vida mucho más económicas, favorece una mayor optimización,  pues reduce cualquier gasto derivado de la actividad y hace que el tiempo esté mejor aprovechado por la reducción espacio-temporal de las distancias.

Desde cualquier pueblo, basta una conexión decente a Internet, para poder estar en línea con clientes de todo el mundo. El medio rural ofrece así muchas ventajas y abre un nuevo abanico de posibilidades para todos los emprendedores que busquen una forma más saludable y rentable de llevar a cabo su actividad. Tan solo es necesario abrir la mente y proyectar ideas, pues este modo de trabajar es posible y mucho más competitivo que cualquier otro.

Te brindamos a continuación una lista de sectores, aparte de los ya mencionados agricultura y turismo, en los que poder emprender: cultivo de algas, acuicultura, ganadería biológica, productos gourmet, cosmética ecológica, consultoría y asesoría, puericultura, cuidado a mayores, energías alternativas, reciclaje, gestión de residuos, bioconstrucción, ocio, trabajos forestales, alquiler de fincas, etc.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o ingresaa tu cuenta
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación