91 197 67 48
hola@redautonomos.es

Procedimiento para una  Segunda Oportunidad

Ponerse en manos de un especialista legal
Particulares
Autónomos
Familias
Avalistas
Pequeñas Empresas
SOLICITA TU ASESORAMIENTO
TOTALMENTE GRATUITO



    ¿A cuánto asciende tu deuda?

    Más de 15.000€Menos de 10.000€Entre 10.000€ y 15.000€



    Fases del Procedimiento de Segunda Oportunidad

     

    El procedimiento de Segunda Oportunidad se divide en dos fases:

    • Acuerdo extrajudicial.
    • Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI).

     

    No tienen que darse necesariamente las dos, puede que con la primera sea suficiente para que el deudor pueda hacer frente al pago de sus obligaciones. Pero lo que no puede hacerse nunca es acceder a la segunda fase sin haber pasado previamente por la primera.

     

    Acuerdo extrajudicial

     

    Una vez que el deudor es consciente de su situación, tiene que ponerse en manos de un especialista legal, un abogado de Ley de Segunda Oportunidad que se encargue de preparar el expediente para pedir la puesta en marcha del procedimiento.

     

    Una vez presentada la solicitud ya no es posible iniciar o continuar las ejecuciones que estén pendientes sobre el patrimonio del deudor mientras dure la negociación extrajudicial.

     

    En esta primera fase se va a intentar que el deudor y sus acreedores renegocien las deudas pendientes para establecer fórmulas de pago que faciliten la liquidación de la deuda. Es un proceso que está tutelado por el juez y en el que además puede intervenir un mediador concursal que trata de mediar entre las partes para que logren el acuerdo.

     

    Esta fase no suele prolongarse más allá de seis meses y, en caso de haber acuerdos de pago, estos no deben superar un período de diez años. Además, lo normal es que el acuerdo prevea cesiones por parte de los acreedores como quitas o esperas.

     

    Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho en la Segunda Oportunidad legal

     

    Si no es posible el acuerdo o este resulta insuficiente, el deudor puede continuar el proceso y pasar a la segunda fase, en la que buscará que sea la autoridad judicial la que declare extinguidas las deudas.

     

    Si el deudor cumple todos los requisitos (su deuda no supera los 5 millones de euros, ha puesto su patrimonio a disposición de los deudores y ha actuado de buena fe), lo normal es que el juez acuerde la exoneración de los pagos pendientes.

     

    Sin embargo, la deuda no se extingue directamente. Queda paralizada y a efectos prácticos es como si no existiera, esto quiere decir que el deudor podrá empezar ya desde cero y hacer desaparecer su nombre de los ficheros de morosos, pedir préstamos, etc.

     

    Pero si en los cinco años siguientes su situación económica mejora, sus acreedores pueden acudir de nuevo al juez y pedirle que revise el BEPI aprobado en su momento. Si este lo considera adecuado, volverá a restablecer el importe pendiente de pago y el deudor tendrá que abonar lo que debe.

     

    Si pasados cinco años la situación del deudor sigue sin hacer factible el pago de las deudas pendientes, entonces sí estas quedan canceladas definitivamente y no se podrán volver a reactivar en ningún caso.

     

    La duración total del procedimiento de Segunda Oportunidad, sumando la primera y la segunda fase, puede ir desde unos pocos meses en los casos más sencillos hasta varios años en los casos más complicados. Si es un proceso solo con deudas privadas lo normal es que esté resuelto en un año, pero si las deudas son públicas puede alargarse hasta los cinco.

     

    Tienes una segunda oportunidad
    ¡Recupera tu vida!

    ¿CUÁNTO TIEMPO TARDA EL PROCESO DE SEGUNDA OPORTUNIDAD?


    El conocido como procedimiento de Segunda Oportunidad permite que tanto particulares como autónomos puedan conseguir un plan de pagos que les permita hacer frente a sus deudas pendientes y, en los casos más graves, la cancelación de las mismas.

    Aunque está pensado para ser un proceso lo más ágil posible, lo cierto es que no todos los casos son iguales. Algunos son sencillos y pueden resolverse en unos pocos meses, mientras que otros tienen una gran complejidad y pueden extenderse incluso durante años.

    La Ley de Segunda Oportunidad no hace referencia a los tiempos exactos que se puede tardar en resolver un proceso de este tipo, pero la experiencia permite hablar ya de unos plazos medios.

    Fase de preparación


    En este momento todavía no ha empezado el proceso en sí mismo, pero el deudor ya es consciente de que tiene un problema de sobreendeudamiento y ha decidido buscar ayuda profesional.

    Para afrontar el proceso de Segunda Oportunidad debe contratar primero a un abogado y un procurador. Después, será el letrado el que se encargue de formar el expediente, recogiendo en él toda la información que pueda ser útil, como origen de las deudas pendientes, cantidades pagadas y bienes que tiene disponibles en la actualidad el deudor para hacer frente a sus obligaciones.

    En función de lo complejo que sea el proceso, la creación del expediente llevará más o menos tiempo, pero lo normal es que en un mes suela estar listo.

    Fase de acuerdo extrajudicial de pagos


    El proceso de Segunda Oportunidad se divide en dos fases, siendo la primera de ellas una negociación entre los acreedores y el deudor para intentar alcanzar un acuerdo que facilite a quien debe dinero poder cumplir con sus obligaciones.

    Para iniciar el proceso hay que presentar el expediente elaborado por el letrado ante Notario y pedir el nombramiento de un mediador concursal, algo que puede tardar unos días, puesto que lo que se les paga es una cantidad baja y muchos de ellos rehúsan el nombramiento.

    Una vez que se nombra al mediador se inicia una fase de negociación que puede durar meses. La idea originaria de la Ley es que esta fase fuera lo más corta posible a fin de agilizar los trámites y evitar que se acumule más deuda, pero en la práctica la duración media de la fase de acuerdo extrajudicial de pagos es de unos seis meses.

    Si se consigue el acuerdo el proceso se da por terminado, por lo que podríamos tener un proceso de Segunda Oportunidad listo en un plazo de unos ocho o 10 meses. Sin embargo, si no se alcanza un acuerdo o la situación del deudor no hace posible el pago de las deudas pendientes, el proceso tiene que seguir hasta la siguiente fase.

    Fase de beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho


    En esta segunda fase lo que se busca es que la autoridad judicial declare extinguidas las deudas por no tener el obligado bienes suficientes para hacer frente a las mismas. La duración en estos casos depende en gran medida de si alguno de los acreedores es una Administración Pública (suelen dilatar mucho el proceso) y de la carga de trabajo que tenga el juzgado.

    Si todo va bien el proceso podría finalizar en tres meses, pero en los casos más complejos puede durar de seis a 12 meses.

    Además, hay que tener en cuenta que aunque se otorgue el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho esto no implica la cancelación definitiva de todas las deudas. A partir de ese momento el deudor ya no tiene obligación de pagar, a efectos prácticos es como si las deudas no existieran. Sin embargo, los acreedores pueden reclamar la reactivación de los créditos pendientes de pago si en un plazo de cinco años la situación económica del deudor mejora.

    En definitiva, si es un proceso sencillo, el procedimiento de Segunda Oportunidad puede estar listo en unos seis u ocho meses. En los casos más complejos puede llegar hasta los dos años. Y en cualquier caso hay que esperar hasta cinco años después de finalizado el proceso para que se produzca la cancelación definitiva de las deudas.

    RELACIONADOS

    Está aquí:
    Inicio
    -
    Abogados Ley Segunda Oportunidad
    -
    Procedimiento
    91 197 67 48
    hola@redautonomos.es
    Todos los artículos de esta página web están registrados bajo licencia Creative Commons, y se pueden compartir o utilizar indicando la fuente y autoría.